Madrid. BBVA ultima un acuerdo con el gobierno de Bolivia para la venta de su gestora de pensiones en ese país, tras mas de año y medio de negociaciones, según han informado fuentes conocedoras de la operación.

Se estima que la venta puede tener un impacto escaso en los beneficios del grupo, por debajo de los US$5 millones (3,8 millones de euros).

Los fondos propios del BBVA en esa operación en Bolivia son de US$2,3 millones (1,7 millones de euros).

Desde agosto de 2011 BBVA venía gestionando con el gobierno de Evo Morales una salida negociada.

El grupo que preside Francisco González ya transfirió entre 2007 y 2010 al Ejecutivo boliviano la gestión del Fondo de Capitalización Colectiva (FCC), que financiaba las pensiones no contributivas de los bolivianos.

Evo Morales llevó en 2009 al Congreso un proyecto de ley para nacionalizar la gestión de las pensiones en Bolivia. Las dos principales gestoras de pensiones en el país son propiedad de BBVA y de Zurich.

A partir de 2010, BBVA comenzó a gestionar solo la administración de fondos de terceros de una parte del sistema de pensiones en el marco de la nueva ley y con carácter transitorio.

En agosto de 2011, el gobierno de Bolivia planteo la compra de activos de la gestora de pensiones, que dio lugar a una negociación entre el gobierno de Bolivia y BBVA, que, según las fuentes consultadas, puede estar próximo a cerrarse con un acuerdo entre las partes.