Ciudad de México. En el último año, el crédito directo al sector turístico creció 20 por ciento, con una cartera de 15 mil 500 millones de pesos aseguró Eduardo Osuna Osuna, vicepresidente y director general de BBVA Bancomer.

Explicó que a este monto se suman todos aquellos recursos que se prestan a las pequeñas y medianas empresas que proveen al sector. “Tenemos más de tres mil 500 acreditados, lo que quiere decir que están todos los segmentos de la cadena de valor del sector turismo”.

Según la institución financiera, en la división de Banca Corporativa se tiene una cartera de crédito de 340 millones de dólares, en la cual destacan ocho grandes grupos hoteleros, mientras que en la de Pymes se atiende a 13 mil negocios, de los cuales tres mil 300 han contratado algún préstamo con BBVA Bancomer alcanzando así un saldo de financiamiento de 782 millones de pesos a empresas de menor tamaño.

Osuna destacó que la cartera que el banco tiene con el sector turismo está sana, ya que “es uno de los grandes hitos como motores económicos del país”.

Agregó que el crédito al consumo también ha crecido 20 por ciento y aunque éste no se puede etiquetar a rubros como el turismo, la tendencia que muestra la ocupación hotelera permite ver que habría una inclinación hacia los viajes.

Osuna auguró que con el crecimiento que tiene el turismo en México, la institución financiera puede financiar proyectos en 2016 por un monto similar al que se tuvo este año.

Incluso destacó que ante la demanda creciente de servicios turísticos en el país, el banco está aumentando su infraestructura en dichos polos.

La Secretaría de Turismo (Sectur) firmó un convenio de colaboración con BBVA Bancomer, el cual permitirá a la dependencia conocer las tendencias de los turistas mediante la puesta en marcha de sistema de análisis denominado Big Data y Turismo.

Enrique de la Madrid, titular de la Sectur, explicó que la información de las transacciones de los clientes de BBVA Bancomer, que tiene 30% del mercado de tarjetas de crédito en el país, permitirá a la dependencia conocer las tendencias de los viajeros y evaluar la productividad de los destinos turísticos.