Montevideo. Uruguay es uno de los países con mayor problemas inflacionarios en latinoamérica, la cual está fuertemente influenciada por el tipo de cambio.

El avance del dólar juega un papel importante en el ritmo de aumento de los precios, generando una "situación más compleja en Brasil y Uruguay, donde la inflación se encuentra en niveles muy elevados", sentenció el informe del cuarto trimestre del año de "Situación Latinoamericana" de BBVA Research.

Además del fortalecimiento de la divisa estadounidense en plaza, la entidad bancaria vincula el aumento de precios a la inercia inflacionaria que generan los mecanismos de indexación de precios.

De este modo, prevén que la moderación de la inflación en el país sea "muy gradual" y argumenta que "los precios internos seguirán creciendo a niveles muy elevados al menos hasta el cierre de 2016 con una inercia inflacionaria alimentada en buena medida por la indexación de los acuerdos salariales".

Así, ajustaron al alza las perspectivas de incremento de precios para este año y el siguiente y esperan que en el año finalice con una inflación de 8,5% en el promedio anual tras la estimación previa de 8,1% –la inflación promedio en el período enero-octubre fue de 8,5%–, mientras que para 2016 proyectan un aumento medio de precios de 8,1% luego del incremento previsto de 7,2% en el informe anterior.

La recesión prevista para Brasil en este y el próximo año incide negativamente en los países vecinos lo que llevó a que BBVA realice "ajustes fuertes en Paraguay y, particularmente, Uruguay".

En el informe del tercer cuarto del año, esperaban que la economía del vecino país norteño cayera 1,5% en 2015 y repuntara levemente a 0,5% en 2016, pero en el último estudio prolongaron la recesión hasta el año entrante con deterioro del Producto Interno Bruto (PIB) de 2,5% y 0,5%, respectivamente.

De esta forma, ajustaron el crecimiento económico de Uruguay de 2,6% a 1,7% para este año, mientras

que para 2016 disminuyeron la proyección de crecimiento más de un punto porcentual a 1,5% tras la estimación previa de 2,8%.

Después de Argentina –con una previsión de crecimiento de 1,4%– para 2015, Uruguay sería el segundo país, entre los que estudia el informe, en crecer a menor ritmo seguido por Chile (1,9%), proyectando, de este modo, una caída en la economía del Mercosur de 0,3%.

De igual forma, para 2016 el país que se espera que tenga la mayor moderación es Argentina (1,4%), ubicándose un escalón por debajo Uruguay (1,5%) y Chile (2%).