Río de Janeiro. La petrolera estatal brasileña Petrobras obtuvo un beneficio neto de 2.102 millones de reales (unos US$558 millones) entre enero y septiembre, cifra inferior en un 58% a la del mismo período del año pasado, informó hoy la compañía.

Petrobras atribuyó el descenso de las ganancias al aumento de los gastos financieros por la depreciación del real ante el dólar, debido a que la mayoría de su deuda está definida en dólares, y al incremento de los gastos con el impuesto de renta, entre otros motivos.

En el tercer trimestre del año, la mayor empresa de Brasil registró pérdidas por valor de 3.800 millones de reales (unos US$1.010 millones), frente al perjuicio de 5.339 millones de reales (US$1.420 millones) que registró de julio a septiembre del año pasado.

Petrobras está envuelta en un gran escándalo de corrupción que han afectado su imagen públicamente y su caja, al perder acceso a los mercados internacionales a raíz de las denuncias de una gran trama corrupta formada por exaltos cargos de la petrolera, políticos y empresarios, que desviaron millones de dólares de la empresa entre 2004 y 2014.

Entre enero y septiembre, el Ebtida ajustado fue de 56.795 millones de reales (uno US$15.105 millones), un 45% más al del mismo período del año anterior.

Por su parte, el beneficio operacional de la petrolera, descontados gastos financieros y otros, fue de 28.635 millones de reales (unos US$ 7.615 millones), un 149% más que en los primeros nueve meses de 2014.

La empresa atribuyó la mejoría de los resultados operativos a un aumento de los márgenes de venta de los derivados en el mercado interno y al mayor volumen de exportación de petróleo, gracias a un aumento del 7% en la producción de crudo en Brasil.

El endeudamiento neto fue de US$101.273 millones, un 5% inferior que a finales de 2014.

Petrobras resaltó que las inversiones entre enero y septiembre cayeron un 11 por ciento, pasando de los 62.543 millones de reales (unos US$16.633 millones) en el citado período en 2014 a los 55.490 millones de reales (unos US$14.760 millones) de enero a septiembre de este año.

Recientemente, Petrobras anunció un proceso de desinversión en el que espera vender activos por valor de hasta US$15.000 millones para hacer frente a la crisis a la que se enfrenta, que le ha dificultado las captaciones, como protagonista de uno de los mayores escándalos de corrupción.