Bruselas. El beneficio neto de la cervecera holandesa Heineken cayó 53% en 2013, hasta situarse en los 683 millones de euros, informó este miércoles la empresa en un comunicado.

La cifra de negocios de Heineken alcanzó en 2013 los 21.255 millones de euros, 1,3% superior al registrado en 2012.

De cara a 2014, la cervecera espera que la "recuperación gradual de la economía global" impulse la mejora de las condiciones en algunos de sus mercados clave y un mejor resultado económico en 2014.

El director general de Heineken, Jean-François van Boxmeer, dijo que 2013 fue un año de grandes retos y mencionó el impacto negativo de la ralentización del crecimiento económico en distintos mercados clave.

Van Boxmeer recordó que, no obstante, la empresa aumentó las inversiones en su cartera "premium" y en el ámbito de la innovación, lo que permitió incrementar los ingresos por hectolitro y la cuota de mercado en algunos países.

Añadió que aunque los resultados logrados en los mercados en desarrollo no fueron tan buenos como se esperaba, estos países representan en estos momentos casi la mitad de los ingresos del grupo y "siguen siendo plataformas sólidas de crecimiento a largo plazo".

La caída del volumen de las ventas de cerveza (-1,8%) se compensó con un aumento de los precios, lo que llevó a un alza del 2,7% en el ingreso por hectolitro.

En Europa se produjo una caída de las ventas debido al "frágil entorno económico", al aumento de los impuestos y a nuevas normas que han llevado a una caída de consumo, según el comunicado.

En la mayoría del resto de los mercados del grupo se produjo un ligero crecimiento, salvo en Sudamérica y en Norteamérica.

De cara a 2014, la empresa confía en un aumento del volumen de ventas en los mercados emergentes del este de África, la zona de Asia-Pacífico y Latinoamérica y una caída en Europa.

No obstante, matiza que se espera que la volatilidad de la moneda en los mercados emergentes tenga un impacto adverso sobre los ingresos.

La cervecera ha anunciado, además, que tiene previsto proponer el pago de un dividendo de 0,89 euros por acción en la reunión anual de la empresa.