Seul. La firma surcoreana Samsung Electronics Co. dijo el viernes que su beneficio neto del segundo trimestre creció un 83% respecto al mismo periodo del año anterior hasta un máximo histórico gracias a que la sólida demanda de chips y pantallas planas compensaron el flojo comportamiento de su negocio de teléfonos, lastrado por la debilidad del euro.

Samsung, el mayor fabricante del mundo de plantallas planas, chips de memoria para ordenadores y el segundo mayor fabricante de teléfonos por ingresos después de Nokia Corp., informó de que el beneficio neto entre abril y junio se incrementó a 4,28 billones de wones (US$3.600 millones) desde 2,33 billones de wones un año antes. El beneficio operativo creció un 88% a 5,01 billones de wones, mientras que las ventas subieron un 17% a 37,89 billones de wones.

Los resultados fueron inferiores a las expectativas de los siete analistas consultados por Dow Jones Newswires, que preveían un beneficio neto de 4,61 billones de wones.

Los sólidos resultados de Samsung ponen de relieve la recuperación de la industria tecnológica dado que la demanda de productos de electrónica de consumo comenzó a recuperarse por la mejora de las condiciones económicas en Corea del Sur y en el extranjero.

Los analistas señalan que se espera que la compañía mejore sus resultados en el tercer trimestre pero advierten de que la compañía tiene que hacer frente a una caída de los precios de los chips y de las pantallas de cristal líquido a partir del cuarto trimestre, dado que la oferta sigue creciendo.