Nueva York. La compañía farmacéutica Merck anunció este miércoles un beneficio de US$1.590 millones durante el primer trimestre del año, lo que supone 8,3% menos que los 1.738 millones del mismo período del año pasado.

La facturación alcanzó US$10.670 millones, 9% inferior a los US$11.730 millones del primer trimestre del ejercicio anterior, debido sobre todo a la expiración de algunas patentes (como la del medicamento contra el asma Singulair en EE.UU.) y al efecto negativo de los cambios de divisas.

El beneficio por acción fue de US$0,52, frente a los US$0,56 que logró entre enero y marzo de 2012, detalló la entidad en un comunicado.

Merck también revisó a la baja las previsiones para el conjunto del año, para el que ahora calcula unas ventas entre 1% y 2% menores que los 47.270 millones de 2012, y un beneficio por acción inferior en un 3-4% a lo anticipado hasta ahora.

El presidente y consejero delegado de la compañía, Kenneth Frazier, resaltó en la nota que estos resultados reflejan el desafío combinado de la expiración de patentes junto con el impacto de los cambios de divisas, pero insistió en que Merck está acelerando la llegada al mercado de nuevos medicamentos, tanto con el trabajo de sus laboratorios como a través de acuerdos y asociaciones.

Tras presentar estos resultados, las acciones de Merck caían 4,89% en las operaciones electrónicas previas al inicio de la bolsa de Wall Street.