La compañía Coca-Cola informó este martes de un beneficio neto de USD$2.122 millones en el tercer trimestre, 14 % menos que en el mismo periodo de 2013, y anunció que se propone reducir los costes de sus operaciones en US$3.000 millones al año.

El mayor fabricante de bebidas del mundo tuvo entre julio y septiembre un beneficio por acción de US$0,48, frente a los US$0,54 que registró en esas fechas en 2013.

Los títulos de la empresa perdían un contundente 6,31% en la bolsa de Nueva York tras el anuncio de sus resultados, que están por debajo de lo previsto por los analistas.

Coca-Cola, que tuvo en el tercer trimestre unos ingresos totales de US$11.976 millones, anunció que no podrá cumplir con sus expectativas de aumento de beneficios para final de año.

La compañía apuntó entre otras causas a la difícil coyuntura macroeconómica en varios mercados clave y al estancamiento de las ventas de bebidas carbonatadas a escala mundial.

En paralelo a los resultados, Coca-Cola anunció este martes un plan para adaptarse a la situación del mercado y tratar de impulsar los beneficios.

"Estamos emprendiendo acciones decididas para posicionar a Coca-Cola para seguir ofreciendo valor a largo plazo a nuestros accionistas", indicó en un comunicado el presidente y consejero delegado, Muhtar Kent.

Entre otras medidas, la compañía prevé recortar US$3.000 millones de gastos al año hasta 2019, reestructurando su cadena de suministro y producción en Norteamérica, simplificando su modelo operativo y aumentando la eficiencia de sus esfuerzos de promoción.

Coca-Cola ya había anunciado a comienzos de este año varias medidas para tratar de reforzar su negocio.

"Aunque hemos empezado a ver señales de progreso, reconocemos que debemos ampliar el ámbito y el ritmo del cambio al seguir enfrentándonos a una coyuntura macroeconómica difícil", señaló Kent.