Washington. El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo este jueves que los bancos pequeños en Estados Unidos probablemente tendrán que recaudar capital en los próximos años, mientras que las instituciones de mayor tamaño se están desempeñando mucho mejor que hace un año.

Los bancos regionales y comunitarios hacen frente a desafíos difíciles, especialmente en los segmentos de préstamos para bienes raíces e hipotecas residenciales, afirmó Bernanke en Chicago durante una conferencia del sector bancario un año después de que la Fed sometiera a los 19 bancos más grandes del país a las llamadas pruebas de estrés para conocer la adaptabilidad y capacidad de reacción de estos bancos frente a posibles crisis.

Los comentarios fueron preparados con anticipación.

Dada la diversidad y el gran número de bancos pequeños, Bernanke dijo que el banco central ni siquiera había intentado realizar pruebas de estrés simultáneas en las entidades más pequeñas. No obstante, la Fed ha estado trabajando con estos bancos sobre una base individual para determinar sus necesidades de capital.

"Aunque los resultados varían considerablemente entre las instituciones, las pérdidas posibles son tales que muchas de estas organizaciones podrían necesitar capital adicional durante los próximos años", agregó Bernanke.

"Además, con una demanda débil y con la economía aún bajo estrés, las oportunidades de conceder préstamos en forma rentable han sido relativamente escasas para muchos de estos bancos", sostuvo.

Bernanke añadió que la Fed ha seguido recibiendo numerosas propuestas de inversionistas de capital privado para comprar participaciones en bancos regionales y comunitarios.

Bernanke destacó como los bancos más pequeños tienen, en general, menos opciones que las entidades más grandes para recaudar capital fresco y, por lo tanto, tienden a depender de las ganancias retenidas para aumentar el capital.

En tanto, el funcionario señaló que después de un año de las pruebas de estrés, los resultados contables y de las pérdidas por préstamos de los 19 bancos más grandes de Estados Unidos se ven "alentadores".

Si bien el crédito bancario permanece restringido, Bernanke afirmó que el fortalecimiento de la economía da razones para cierto optimismo.