Sidney. La mayor minera del mundo, BHP Billiton, declaró este viernes su oposición a una supuesta propuesta modificada del impuesto minero de Australia, diciendo que tal pacto no lograría superar fallas fundamentales.

Hay una especulación generalizada sobre que Canberra suavizará su propuesta tributaria de un 40% a las ganancias de las mineras, remodelándola de manera semejante a un impuesto que existe sobre la industria del petróleo y el gas frente a las costas.

Pero el presidente de BHP Billiton, Jac Nasser, rechazó tal medida. "Mientras escribo, hay especulaciones sobre una solución (el Impuesto a la Renta de Recursos Petroleros). No hay tal cosa", dijo en una carta dirigida a los accionistas que fue distribuida en la bolsa australiana.