Melbourne. BHP Billiton y Rio Tinto anunciaron la cancelación de su propuesto emprendimiento conjunto en mineral de hierro, que estaba valorado en 116.000 millones de dólares.

La decisión representó una derrota frente a los reguladores, las siderúrgicas y grandes inversores, 16 meses después de que el plan fuera revelado.

El colapso del acuerdo marca el segundo intento fallido de la minera global BHP para quedarse con una parte de los activos de mineral de hierro de Rio Tinto, que son superiores, en tres años.

También pone su atención totalmente en una oferta hostil de 39.000 millones de dólares por el mayor fabricante mundial de fertilizantes, Potash Corp.

Rio y BHP, la segunda mayor minera de hierro del mundo y la tercera, respectivamente, habían dicho que el acuerdo para combinar sus operaciones en el estado de Western Australia era esencial, argumentando que hubiera implicado ahorros por más de 10.000 millones de dólares.

"El valor total de las sinergías que se ofrecían con un emprendimiento conjunto en partes iguales era un premio que valía la pena buscar", dijo el presidente ejecutivo de Rio Tinto Tom Albanese el lunes en un comunicado.

"Ambas compañías han trabajado duro juntas a lo largo de los últimos 16 meses, con un espíritu positivo, para demostrar sus efectos pro-competitivos y me decepciona que en última instancia los reguladores no coincidieran con nosotros", añadió.

El comunicado dijo que a ambas partes se les había aconsejado recientemente que la propuesta no sería aprobada en su forma actual por la Comisión Europea, la Comisión de la Competencia y el Consumidor de Australia, la Comisión de Comercio Justo de Japón, su equivalente de Corea y la Oficina Federal de la Competencia de Alemania.

Las dos empresas tienen un plan B que podrían seguir, compartiendo infraestructura y mezclando mineral de hierro en Western Australia, lo que podría rendir al menos algunos de los ahorros buscados en el plan original para la empresa conjunta.

Rio acordó el emprendimiento conjunto en junio del 2009, en momentos en que los mercados del mineral de hierro habían colapsado y estaba desesperada por cancelar deudas por 40.000 millones de dólares que había asumido con su inoportuna adquisición de Alcan.

Desde entonces la empresa ha disminuido la carga de la deuda y los mercados del mineral de hierro han mejorado considerablemente, haciendo menos atractiva la empresa conjunta de mineral de hierro para los accionistas, que veían a BHP como el gran ganador del negocio.

BHP había tratado de adquirir a Rio Tinto en el 2008 pero canceló esa oferta hostil cuando la crisis financiera global se hizo sentir al mismo tiempo que los reguladores europeos planteaban sus preocupaciones sobre el acuerdo.