El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció la aprobación de una donación de US$50 millones a Haití para la segunda fase de construcción del Parque Industrial de Caracol en la región norteña del país caribeño.

El BID anticipa aportar un total de US$180 millones a lo largo de un período de seis años para el desarrollo del nuevo parque industrial, que se construye en un predio estatal de 250 hectáreas. Una vez completada la obra, el parque industrial podrá albergar unos 40.000 trabajadores en una región caracterizada por la escasez de empleo formal.

Desde que el BID aprobó una donación inicial de US$55 millones para el proyecto en julio de 2011, el Parque Industrial de Caracol ha recibido a su primer arrendatario, una empresa textil coreana que ha comenzado a contratar y entrenar cientos trabajadores para fabricar vestimentas destinadas al mercado estadounidense.

La Sociedad Nacional de Parques Industriales (SONAPI), ente gubernamental propietario del nuevo parque y de otro más antiguo en Puerto Príncipe, está en conversaciones con otras empresas extranjeras y locales interesadas en invertir en el norte de Haití. Una compañía haitiana de pinturas ya ha firmado contrato para instalarse en Caracol, donde emplearía hasta 300 personas.

Los recursos del BID financian la construcción de edificios industriales, administrativos y residenciales, calles internas, plantas de tratamiento de aguas y conexiones de servicios básicos. La nueva donación incluye recursos para estudios hidrológicos adicionales, así como para contratar firmas para administrar el parque industrial y para monitorear el cumplimiento de leyes laborales, normas de salud y seguridad y salvaguardas sociales y ambientales.

El BID es el principal donante multilateral de Haití. Desde el terremoto de 2010 ha aprobado US$590 millones en nuevas donaciones y desembolsado más de US$479 millones para proyectos en agricultura, educación, energía, transporte y desarrollo del sector privado.

Estas inversiones se complementan con donaciones del gobierno de los Estados Unidos, que financió la construcción de una planta de generación eléctrica para el parque industrial que cuenta con suficiente capacidad para abastecer a pueblos cercanos. Los recursos estadounidenses también están financiando la edificación de cientos de viviendas en una comunidad adyacente.

Fuera del perímetro del parque industrial, el BID aportará asistencia técnica a gobiernos municipales de la zona para fortalecer su capacidad de planificación urbana y gestión de servicios básicos. Además financiará pequeñas obras como caminos de acceso, centros comunitarios, guarderías infantiles y una planta de gestión de residuos sólidos y reciclado.

Los recursos del BID también apoyarán un proyecto en cooperación con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial para crear una zona protegida y un parque natural marítimo en la bahía de Caracol, que cuenta con un extenso sistema de manglares.

Por otra parte, el BID también está brindando asistencia técnica para robustecer la capacidad institucional de la SONAPI para atraer más inversiones a Haití.

A través de otros programas, el BID apoyará la construcción de más viviendas, escuelas y sistemas de agua y saneamiento en municipios cercanos al parque industrial de Caracol. Otros proyectos financiados por el BID en agricultura y transporte darán prioridad a inversiones en el norte del país.

El BID es el principal donante multilateral de Haití. Desde el terremoto de 2010 ha aprobado US$590 millones en nuevas donaciones y desembolsado más de US$479 millones para proyectos en agricultura, educación, energía, transporte y desarrollo del sector privado.