El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de US$40,85 millones provenientes de su capital ordinario y US$25 millones del Fondo Climático Canadiense para el Sector Privado de las Américas (C2F), administrado por el Banco, para financiar al sector privado en Uruguay la construcción, explotación y mantenimiento de una central de energía solar fotovoltaica y sus instalaciones conexas.

La central tendrá una capacidad instalada total de 64,8MW, es parte del Proyecto de Energía Solar La Jacinta ubicado a 5 kilómetros al sur de la ciudad de Salto, en el noroeste del país, y suministrará en promedio alrededor de 96 GWh anuales de electricidad al sistema eléctrico nacional permitiendo reducir la dependencia de la energía generada a partir de combustibles fósiles.

“Esto marca un nuevo paso importante del país en la introducción de la energía renovable no tradicional en la matriz energética”, dijo Jean-Marc Aboussouan, jefe de la división de infraestructura del Departamento de Financiamiento Corporativo y Estructurado del BID, la unidad responsable por el financiamiento a proyectos del sector privado de gran escala. “También es evidencia que la energía solar, como la eólica, tiene el potencial de ser competitiva y viable en términos financieros en la región”.

Los principales beneficios esperados son el aumento de la capacidad instalada de energía renovable no convencional en 64,8MW, apoyando la estrategia del país de diversificar su matriz energética, eliminar aproximadamente 18.000 toneladas de emisiones de carbono por año y ampliar la participación del sector privado en el área energética, así como promover la competencia en el mercado con la entrada de un nuevo operador y de una nueva tecnología en el sector.

Sobre el Departamento de Financiamiento Estructurado y Corporativo. El Departamento de Financiamiento Estructurado y Corporativo (SCF) lidera todas las operaciones del BID sin garantía soberana para proyectos de gran escala, compañías e instituciones financieras de América Latina y el Caribe. Este Departamento cumple una función catalizadora, ayudando a movilizar recursos de terceros mediante la asociación con bancos comerciales, inversores institucionales, co-garantes y otras entidades co-financiadoras, para proyectos con un alto impacto en el desarrollo.