San Juan. Bill Gates, el hombre más rico del mundo, considera que el modo en que Estados Unidos gestiona su relación con Puerto Rico supone un mal ejemplo ante la comunidad internacional. Así lo asegura el fundador de Microsoft en una extensa entrevista para la revista Rolling Stone.

En la conversación de prensa, Gates reflexiona también sobre cómo combatir la pobreza y las enfermedades en EE.UU. y el resto del mundo, entre otros muchos temas.

Al referirse cómo Estados Unidos combate las desigualdades sociales, critica el sistema público de ayudas, incluidos los programas de vivienda social y cupones de alimentos -de los que Puerto Rico es un gran receptor-, porque, dice, "es muy complejo, caprichoso y mal diseñado".

"Cuando hacemos las cosas bien como país, de ello se beneficia el mundo entero", explica Gates, quien añade que "los gobernantes del resto del mundo no copian todo lo que hacemos", entre otros motivos porque "ven algunas cosas que hacemos, como el modo en que administramos nuestro servicio postal o Puerto Rico, que simplemente está mal".

El pasado abril el gobierno de la isla firmó un memorando de entendimiento con Microsoft con el objetivo de que la empresa ayudara a potenciar el papel de Puerto Rico como centro de prestación de servicios informáticos en la nube.

Gates, al que la revista Forbes atribuye una fortuna de US$76.000 millones, subraya que Puerto Rico tiene el estatus de Estado Libre Asociado a Estados Unidos y se rige por las leyes federales de ese país, al tiempo que los puertorriqueños tienen la ciudadanía estadounidense. Sin embargo, no tienen los mismos derechos que cualquier otro estado y ni siquiera pueden votar en las elecciones presidenciales.

Microsoft tiene negocios en Puerto Rico, donde -como el resto de las empresas estadounidenses- se beneficia de importantes exenciones fiscales.

Gates desarrolla un proyecto junto a otras empresas locales para ofrecer formación gratuita a jóvenes interesados en la temática del software, con el objetivo de ayudarles a desarrollar sus carreras en la isla, aquejada cada vez más del éxodo de profesionales calificados.

El proyecto, bautizado como DevTitans, está coordinado por la Asociación de Profesionales de Tecnología de Puerto Rico (TRAPR, por su sigla en inglés) y se propone entrenar a programadores y diseñadores gráficos que puedan desarrollar sus propias aplicaciones y comercializarlas.

El pasado abril el gobierno de la isla firmó un memorando de entendimiento con Microsoft con el objetivo de que la empresa ayudara a potenciar el papel de Puerto Rico como centro de prestación de servicios informáticos en la nube.

Ese acuerdo comprometía a la empresa a crear empleos en la isla caribeña relacionados con las nuevas tecnologías y desarrollar programas de capacitación para empresas locales para que brinden servicios de computación en la nube.