La farmacovigilancia y bioequivalencia se alzaron como dos de los desafíos más relevantes para la industria de la salud en el futuro, en el inicio de la segunda jornada del I Foro del Cluster de Salud, organizado por AméricaEconomía en Santiago de Chile.

Para Carlos Prialé Zevallos, Director Médico de Industria Farmacéutica Nacional de IQFARMA, en Perú, existiría la necesidad por producir productos genéricos que deben tener un registro donde se demuestre la seguridad, calidad y eficacia.

En la misma línea, Mauricio Huberman, Presidente del Colegio Químico Farmacéutico de Chile, indicó que hay muchas interacciones que no se ven, por lo que la farmacovigilancia permitiría seguir a una población cada vez más adulta y a quienes hacen uso excesivo de los medicamentos.

Respecto a la bioequivalencia, los expertos coincidieron en que no se debería trasladar la investigación al costo de los productos.

"La bioequivalencia es parte del futuro. Nosotros estamos tratando de exportar productos de la industria nacional y la primera traba con la que nos encontramos se relaciona con el estudio, por lo tanto, la salida al exterior se ve limitada, ya que no se está aplicando lo que la ley indica", resaltó Prialé.

El ejecutivo además enfatizó en la necesidad de buscar otras fuentes de financiamiento u otros fondos o convenios que dieran el monto para hacer la investigación.

En temas de legislación relacionadas a la salud, Mauricio Huberman expuso el caso chileno, señalando que el problema de las leyes relacionadas a los medicamentos evidencia el desconocimiento de los legisladores sobre el tema. "Las leyes tienen el riesgo de no solucionar efectivamente los problemas y muchas veces sólo hay un manejo populista", advirtió.

Bajo este escenario, el especialista indicó que "el principal desafío para Chile es potenciar una industria farmacéutica local a través de incentivos públicos como, por ejemplo, una línea de trabajo a través de Corporación de Fomento de la Producción (Corfo).