Nueva York. Bloomberg Philanthropies, propiedad del ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, anunció este miércoles una nueva iniciativa para promover la conservación de los recursos pesqueros en Brasil, Chile y Filipinas.

Con una dotación de US$53 millones durante los próximos cinco años, la iniciativa "Vibrant Oceans" promoverá la reforma del sector pesquero en esos tres países para promover la pesca sostenible e incrementar el volumen de los recursos.

La organización filantrópica, creada y dirigida por el multimillonario Bloomberg, colaborará con las organizaciones Oceana y Rare, así como con la firma de inversiones y consultoría EKO, según anunció en un comunicado.

"La sobrepesca y la destrucción de importantes áreas marinas amenazan las reservas mundiales de pescado", señaló la ONG, que buscar "regenerar el 7% de las pesquerías mundiales" y ser "un potencial modelo para futuros esfuerzos similares".

La donación de US$53 millones supone también "el mayor compromiso filantrópico" lanzado hasta ahora para reformar la gestión pesquera internacional y la primera vez que integra una estrategia financiera de capital privado, añadió la entidad.

Michael Bloomberg señaló que buscan "oportunidades para cubrir necesidades no atendidas mediante soluciones que han demostrado mejorar el mayor número posible de vidas".

"Mientras que miles de millones de personas dependen del pescado como fuente de alimentación o ingresos, solo el 13% de las pesquerías mundiales está a salvo de la sobrepesca", añadió el multimillonario.

La iniciativa "Vibrant Oceans" empleará un enfoque novedoso, ya que trabajará a la vez tanto con la pesca artesanal y la costera, que opera hasta a 10 millas mar adentro, como con la industrial, que trabaja en las siguientes 190 millas náuticas.

Una gestión adecuada de la pesca hace posible aumentar la población de peces y por ello las capturas sin amenazar a la supervivencia de las especies, asegura Bloomberg Philantropies.

El presidente de Oceana, Andrew Sharpless, recordó que las previsiones apuntan a que la demanda mundial de pescado "se haya incrementado al menos en 70% para 2050, pero las reservas de pescado salvaje disminuyen".

Oceana calcula que la mejora de la gestión de las pesquerías podría ofrecer una comida diaria a 250 millones de personas más para el año 2050.