Washington. El Banco Mundial aprobó un préstamo de US$350 millones para un proyecto de modernización del sistema de transporte público en México, que incluye la expansión de su red de servicios y la reducción de su impacto en el medio ambiente.

El Proyecto de Transformación del Transporte Urbano busca hacer más eficiente el transporte mexicano, aquejado por una creciente tasa de motorización, una estructura urbana desfavorable al transporte público y flotas anticuadas y poco eficientes energéticamente.

El proyecto tendrá un costo total de US$2.694 millones de los cuales US$150 millones serán financiados por el banco, US$200 millones por el Clean Technology Fund (CTF), fondo administrado por el BM, US$767.5 millones por FONADIN, la contraparte gubernamental, US$737.5 millones por gobiernos locales y US$839 millones por el sector privado.

Se prevé que el proyecto atraiga inversiones públicas y privadas por unos US$2.344 millones, que equivale a 87% de su costo total.

Nuevo fondo. El CTF un mecanismo de financiamiento recientemente establecido con US$5.200 millones de fondos multilaterales, administrado por el Banco Mundial y otros bancos de desarrollo.

El préstamo CTF es el primero aprobado en América Latina y el primero a nivel mundial en el sector transporte. Su objetivo es establecer los incentivos para acelerar la transición hacia una economía con bajas emisiones de gases de efecto invernadero.

La virtud de este programa recae en la conjunción de las agendas de transporte urbano locales, la agenda nacional de reducción de pobreza y la global de cambio climático, dijo Gloria Grandolini, directora del Banco Mundial para Colombia y México.

Este préstamo es parte integral del apoyo de la institución a los esfuerzos de México en la agenda de cambio climático y permite profundizar las transformaciones impulsadas por el préstamo de US$1.504 millones (aprobado por el BM en octubre de 2009) para el desarrollo de políticas públicas que estimulen la economía y fortalezcan el marco para un crecimiento sustentable en el largo plazo.

Más verde. México creó el Programa Federal de Apoyo al Transporte Masivo (PROTRAM) dentro del Fondo Nacional de Infraestructura (FONADIN) con el fin de mejorar la eficiencia en el sector de transporte urbano y encaminarlo hacia un desarrollo con menores emisiones de carbono.

Se pondrá en marcha en varias ciudades del país con la meta de hacer más “verde” el sector, actualmente responsable de casi el 18% de los gases de efecto invernadero que emite el país.

La iniciativa tiene como objetivo reducir en 2 millones de toneladas las emisiones de gases de efecto invernadero año para el 2017.

El proyecto financiado por el Banco Mundial busca complementar los esfuerzos del PROTRAM y hace énfasis en sistemas de transporte masivo y medidas como planificación integral, inversiones para aumentar el uso del transporte público, inversiones en transporte de peatones y bicicletas y autobuses con tecnologías de bajas emisiones.

La mayoría de las ciudades enfrentan debilidades institucionales y regulatorias en sus marcos de política y planeación de transporte, así como presupuestos de mantenimiento y operaciones limitados obstáculos que el proyecto busca eliminar.