Francfort. El fabricante alemán de autos de lujo BMW elevó su dividendo tras reportar resultados para el 2010 que superaron las expectativas, gracias a un fuerte crecimiento en las ventas en China, el mayor mercado automotor del mundo.

Automotrices de marcas de lujo y masivas apuntan a mercados de rápido crecimiento como China, mientras hacen esfuerzos en los mercados maduros para que aumenten las ventas.

La automotriz alemana, que vende autos Rolls-Royce y Mini además de la marca BMW, dijo el jueves que pagaría un dividendo por el 2010 de 1,30 euros (US$1,80), más que los 1,24 euros (US$1,72) que anticipaban los analistas.

BMW dijo que quería alcanzar ventas récord de más de 1,5 millones de vehículos en 2011.

La utilidad neta del año completo saltó a 3.230 millones de euros (US$4.500 millones) desde los 210 millones de euros (US$291,8 millones) del año anterior, y frente al pronóstico de 2.920 millones de euros (US$4.058 millones).

BMW dijo que vendió más de 1,4 millones de unidades el 2010. Alemania siguió siendo su mayor mercado, con 267.160 BMW y Mini vendidos.

En el segundo mercado mundial, Estados Unidos, registró un incremento de un 10,1% a 266.580 unidades.

China, incluyendo a Hong Kong y a Taiwán, la tercera mayor región para BMW, vio un incremento de un 85,3% en las ventas a 183.328 unidades.

Esta semana BMW dijo que el crecimiento en Asia, Europa y Estados Unidos impulsó las ventas de autos BMW, Mini y Rolls-Royce un 21,7%, pero advirtió de que la expansión se desaceleraría hacia el final del año.