ElEconomista.com.mx. La alemana BMW y la coreana Hyundai invertirán alrededor de US$2.000 millones en la construcción de dos plantas de automóviles en México y los anuncios en ambos casos se darán en el presente año, revelaron funcionarios mexicanos y directivos del sector automotriz.

Francisco González, director general de ProMéxico, informó que ya fue tomada la decisión de dos firmas automotrices de instalar una planta ensambladora cada una en el país, en cada caso por un monto de US$1.000 millones.

“Es significativo que haya confianza de largo plazo porque una compañía no se viene a instalar por uno o 10 años, sino por más”, dijo el representante de ProMéxico.

Entrevistado por El Economista, González detalló que cada una de esas fábricas producirá más de 100.000 unidades al año, inicialmente, y que los anuncios oficiales se darán en el 2014, sin especificar los nombres de las empresas.

Pero fuentes del sector automotriz revelaron que se trata de BMW y Hyundai, quienes estaban por definir el país sede de sus nuevas plantas en América, en un análisis en el que México destacaba, junto con Estados Unidos.

González proyectó que la economía mexicana captará unos US$3.500 millones de inversiones extranjeras en el sector automotriz, en el 2014, impulsada por estos desembolsos de las empresas alemana y surcoreana.

Las inversiones automotrices en México rompieron récord en el 2013, al sumar US$3.204 millones, por encima de la media anual de US$2.150 millones en los últimos 10 años.

“Vamos a tener noticias muy fuertes, de alto impacto, en el sector automotriz”, confirmó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

Este 2 de mayo, Hyundai Motor Company comenzó oficialmente operaciones en México con su propia red de distribuidores, luego de que finalizó en agosto pasado su contrato de distribución con Chrysler, lo que incrementó las posibilidades para que decidiera establecer una planta en el país.

A su vez, BMW mantenía negociaciones para poner una planta en México, de la que versiones periodísticas referían que involucraba una inversión de US$1.500 millones, para ensamblar los modelos Serie 1 y Serie 3, entre otros.

*Lea además: Repuntan ventas de automóviles mexicanos a Brasil.