Sao Paulo. El banco estatal brasileño de desarrollo Bndes trabaja junto al gobierno para estimular el crédito de la banca privada e impulsar el mercado de capitales local, dijo el lunes su presidente, Luciano Coutinho.

En el Foro de Reuters sobre Inversión en Brasil, Coutinho dijo que el banco es actualmente el "único prestamista de largo plazo" de Brasil, pero agregó que los cambios tributarios y en los requerimientos de reservas ayudarían a crear condiciones para que el sector privado dé más préstamos corporativos.

Coutinho espera que los desembolsos de créditos de Bndes empiecen a nivelarse en 2011 si los préstamos privados aumentan, luego de un período de cuatro años en el que la cartera de crédito del banco creció a más del doble para ayudar a que Brasil superara la crisis financiera mundial.

"Necesitamos ... evaluar cómo el sector privado bancario puede aumentar su participación en el financiamiento y cómo Bndes pude reducir sus operaciones en una forma gradual," dijo Coutinho.

Durante sus ocho años el saliente presidente, Luiz Inacio Lula da Silva, apoyó al Bndes mediante un fortalecimiento de su base de capital para financiar el mayor plan de inversión de la historia de Brasil, de un US$1 billón en cuatro años.

Muchas veces descrito por los líderes empresariales como un elemento vital de la economía de Brasil de US$1,9 billones, Bndes también fomentó con Lula la creación de los gigantes empresariales locales en áreas tales como celulosa, alimentos y azúcar, que ahora son líderes locales.

Asumiendo espacios dejados por banca privada. Bndes ha más que duplicado el financiamiento desde el 2007, con un dramático crecimiento de los créditos desde comienzos de la crisis financiera mundial a fines de 2008.

El banco asumió el espacio dejado por los bancos comerciales privados, que cerraron el acceso al crédito a todos salvo los prestatarios solventes.

La naturaleza de las inversiones más riesgosas a largo plazo requieren más crédito del Bndes, dijo Coutinho. Los desembolsos deberían permanecer "estables" durante el 2011, considerando una cálculo de alrededor de 146.000 millones de reales (US$85.000 millones) de financiamiento total para el 2010.

"La acción clave aquí es ajustar con precisión la combinación de financiamiento para promover una 'concurrencia' al mercado de crédito para inversiones a largo plazo", manifestó.

Coutinho, un ex profesor de economía en la Universidad de Campinas, que una vez enseñó a la presidenta electa Dilma Rousseff, ha sido muy mencionado como una posibilidad para un puesto importante en el Gobierno, que asume sus funciones el día de año nuevo.

Coutinho dijo que no había discutido con Rousseff un posible rol en el próximo Gobierno.