París. BNP Paribas, el mayor banco francés que cotiza en bolsa, incumplió las expectativas del mercado el jueves luego de que la firma registrara un cargo de 534 millones de euros (US$722,6 millones) por su participación en la aseguradora AXA.

BNP dijo que el sorpresivo cargo se debió a la "alta volatilidad" en los mercados tras la crisis, que ya había llevado a las acciones de AXA bajo su valor de libros.

BNP controla un 5,2% de AXA, según muestran datos de Thomson Reuters.

Las acciones de AXA han repuntado fuertemente desde el inicio del año, en línea con otras acciones de firmas financieras francesas, ante la esperanza de que la zona euro haya dado vuelta la página en su crisis de deuda soberana.

BNP dijo que ahora tenía ganancias no realizadas en su participación en AXA.

"Hubo unas pocas sorpresas, pero está más o menos en línea", dijo un analista desde Londres. "Pero dado que el precio ha subido algo en los últimos días quizás habrá una pequeña corrección", agregó.

Los resultados generales del 2010 para BNP arrojaron alzas en los ingresos y utilidades gracias al buen rendimiento de la banca minorista del banco y a la integración de la adquisición de las operaciones belgas de Fortis.

El grupo elevó su meta de sinergias esperadas por Fortis a 1.200 millones de euros, desde 900 millones de euros.

Para el 2011, BNP espera un "ligero declive" en las provisiones por pérdidas en créditos en mercados europeos claves como Francia, Bélgica e Italia, dijo el presidente ejecutivo, Baudouin Prot, a Reuters Insider Television.

Agregó que no están concentrados en una adquisición.

"Seré muy directo; por el momento, no seremos muy codiciosos", dijo Baudouin Prot en la entrevista. "Este año nos concentraremos en el crecimiento orgánico", agregó.

Resultados. El banco francés reportó una utilidad neta en el cuarto trimestre de 1.550 millones de euros, lo que representa un alza del 13,6%. Analistas consultados por Reuters habían ofrecido un pronóstico promedio de 1.730 millones de euros.

Sus ingresos subieron un 2,6% en el trimestre a 10.300 millones de euros, mientras que la previsión apuntaba a unos 10.500 millones de euros.

BNP no fue enteramente inmune a los temores por deuda soberana en el cuarto trimestre que afectaron la actividad de renta fija en rivales como Goldman Sachs o Credit Suisse.

Tuvo una baja en sus ingresos corporativos y de banca de inversión de un 6,4% entre trimestres, ayudándose con los derivados en renta variable y con el financiamiento corporativo.

Las acciones de BNP alcanzaron el miércoles un máximo en 11 meses luego de que su rival más pequeño Societe Generale entusiasmara a los inversores con sus propios resultados. SocGen cumplió las previsiones, casi cuadruplicando su ganancia neta.

Al igual que SocGen, BNP dijo que elevaría su dividendo a 2,1 euros por papel, desde 1,5 euros del 2009.