El coloso fabricante de aviones estadounidense Boeing dijo en Tokio este viernes que su Dreamliner 787 probablemente volverá a operar dentro de unas semanas, después de que los aviones avanzados fueran suspendidos durante meses debido a problemas relacionados con las baterías.

Hablando en una rueda de prensa en Tokio, Michael Sinnet, vicepresidente e ingeniero jefe de proyectos de la división de aviones comerciales de Boeing, dijo que la empresa había estado trabajando codo con codo con las autoridades de aviación estadounidenses para probar soluciones en el sistema de baterías de los 787.

La empresa encontró alrededor de 80 errores potenciales que podrían causar fallos, y las soluciones propuestas podrían solucionarlos todos, señaló Sinnet, según la agencia de noticias japonesa Kyodo.

No obstante, el ministro de Transportes y Turismo japonés, Akihiro Ota, dijo en una rueda de prensa independiente hoy viernes que el Ministerio llevará a cabo sus propias pruebas y análisis para comprobar la seguridad del avión más avanzado del mundo junto con la Administración de Aviación Federal, indicó Kyodo.

El 16 de enero, un Boeing 787 operado por All Nippon Airways realizó un aterrizaje de emergencia debido a un fallo en la batería que provocó humo dentro del avión, después de una serie de incidentes relacionados con las baterías en el Dreamliner.

Los incidentes causaron preocupación sobre la seguridad del avión y los aviones de diseño más avanzado del mundo fueron suspendidos en todo el mundo después de lo sucedido.

Las aerolíneas japonesas son las mayores consumidoras de Boeing 787, y más del 35% de los componentes de los 787 son suministrados por el país asiático, incluidas las problemáticas baterías de litio-ion.