San Francisco. Boeing, compañía estadounidense líder en el área aeroespacial , expresó este viernes su decepción por la decisión de un regulador comercial de Estados Unidos que favorece a su rival canadiense en una disputa comercial.

La Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (ITC, por sus siglas en inglés) determinó que el fabricante canadiense de aviones, Bombardier, no perjudicó a Boeing, por lo que desechó la recomendación del Departamento de Comercio de Estados Unidos de imponer, durante cinco años, un arancel de 300% sobre las ventas de los aviones de Bombardier Serie C de entre 110 y 130 plazas.

Boeing dijo en una declaración que está decepcionado por el hecho de que la ITC "no reconoció el daño sufrido por Boeing por los miles de millones de dólares en subsidios gubernamentales ilegales que recibió Bombardier de acuerdo con el Departamento de Comercio".

Boeing acusó a Bombardier de vender su avión de la Serie C a Delta Airlines en el mercado estadounidense a "precios ridículamente bajos".

Boeing acusó a Bombardier de vender su avión de la Serie C a Delta Airlines en el mercado estadounidense a "precios ridículamente bajos", lo cual viola las reglas comerciales estadounidenses.

"Estamos resintiendo a diario en el mercado el efecto de esas practicas comerciales desleales", indicó la empresa.

El gigante estadounidense de la aviación seguirá luchando contra las prácticas comerciales de Bombardier, las cuales, dijo, "seguirán dañando a los trabajadores estadounidenses y a la industria aeroespacial a la que sostienen".

"El comercio global sólo funciona si todos se apegan a las reglas que todos hemos acordado", se indicó en la declaración.