Nueva York. El gigante aeroespacial Boeing anunció hoy un beneficio neto de US$965 millones durante el primer trimestre de su año fiscal, un 13% menos que un año antes, a pesar de la subida de las ventas.

La facturación aumentó hasta US$20.465 millones, un 8% más que los US$18.893 millones del primer trimestre del ejercicio 2013, gracias sobre todo al incremento de las ventas de aviones comerciales, según informó la compañía en un comunicado.

El beneficio neto por acción fue de 1,28 dólares, lo que supone un 11% menos que los 1,44 dólares del mismo trimestre del ejercicio anterior.

Boeing destacó que el beneficio bruto se incrementó respecto al del año pasado, pero resultó afectado por un ajuste en su sistema de pensiones y jubilaciones equivalente a 0,48 dólares por acción.

La compañía con sede en Chicago entregó durante el trimestre 161 aviones comerciales, frente a los 137 de los primeros tres meses de 2013, lo que permitió a esa división aumentar sus ingresos hasta los US$12.737 millones (un 19 % más).

En cambio, la división de defensa, espacio y servicios globales sufrió un descenso en sus ingresos del 5,9%, debido sobre todo a una caída del 13% en aviones militares.

La cartera de pedidos pendientes con fecha de 31 de marzo, tanto en aviones civiles como militares y otros sistemas, era de US$422.700 millones, prácticamente igual que los US$422.600 millones de hace un año.

Boeing confirmó sus previsiones de beneficio neto para el conjunto del ejercicio fiscal 2014, entre 6,10 y 6,30 dólares por acción, incluso si sigue anticipando un aumento de sus ganancias brutas.

El presidente y consejero delegado de la firma, Jim McNerney, destacó en la nota que Boeing logró unos resultados "firmes" gracias a una "ejecución disciplinada" en todas las líneas de la empresa, que le permitió aumentar los ingresos, los beneficios brutos y el flujo de caja.

"Nuestras previsiones para el conjunto del año se mantienen positivas debido a la fuerte demanda de nuestros aviones comerciales", añadió.

Los resultados fueron bien acogidos en los mercados, y las acciones de Boeing subían algo más del 2,5% en las operaciones electrónicas previas a la apertura de Wall Street.