Boeing Co. informó que prevé entregar su primer 787 Dreamliner en el tercer trimestre de este, en el primer anuncio de este tipo desde que un incendio eléctrico y una falla energética en noviembre de 2010 obligó a la empresa a suspender las pruebas de vuelo de la esperada aeronave por un mes.

Hace unos momentos, las acciones subían un 1% a US$70,80. Muchos analistas no esperaban la primera entrega antes de mediados de 2011.

Los problemas de noviembre representaron el último contratiempo para el jet de cabina ancha, cuyo debut ha sido pospuesto más de tres años respecto de su fecha original.

La demora no afectaría los resultados financieros de la compañía para 2010, dijo Boeing el martes.