Chicago. Boeing anunció este jueves que despedirá a 1.100 trabajadores que participaban en la fabricación del avión de carga C-17, porque decidió reducir sus tasas de ensamblaje para extender la vida de la línea de producción.

El portavoz de Boeing, Jerry Drelling, dijo que las notificaciones de despidos empezarían el viernes para los trabajadores de Long Beach, St. Louis, Mesa y Macon.

Los 1.100 trabajadores representan cerca de un 24 por ciento del total de empleados en la línea C-17.

La compañía dijo el año pasado que reduciría su tasa de producción de esa nave a 10 por año, desde 15, ante una menor demanda nacional.
"Esta es una decisión muy difícil que la compañía tuvo que tomar con respecto a la fuerza de trabajo", dijo Drelling.

El C-17 de Boeing ha sido por mucho tiempo foco de controversia, dado que el Pentágono presiona al Congreso para que deje de hacer pedidos del avión.

Boeing ha dicho, no obstante, que la demanda internacional para el C-17 es fuerte y que ha recibido un sólido interés de parte de India y Kuwait.

Las acciones de Boeing caían un 0,97 por ciento a las 1554 GMT.