Farnborough. Los principales ejecutivos de Boeing y Embraer defendieron este lunes su asociación prevista de aviones comerciales y dijeron que confiaban en que obtendría la aprobación regulatoria.

"No puedo anticipar que alguien vaya a estar en contra de este proyecto dados los beneficios que esto traerá a Brasil", dijo Paulo Cesar de Souza e Silva de Embraer en una conferencia de prensa en el Farnborough Air Show. "¿Quién puede estar en contra de más empleos, más exportaciones, más tecnología, más acceso al capital?", añadió.

Las compañías este mes dijeron que habían llegado a un acuerdo por el cual Boeing tomaría una participación mayoritaria en la rama de aviones comerciales de Embraer en una nueva empresa conjunta de US$4.750 millones que remodelará un duopolio global de aviones de pasajeros.

La nueva compañía, que abarca el negocio de aviones de Embraer, empuja a Boeing al extremo inferior del mercado, dando una competencia más dura a los jets CSeries diseñados por la canadiense Bombardier que están respaldados por su rival europeo Airbus.

El gerente general de Boeing, Dennis Muilenburg, dijo que el acuerdo marcaría un momento decisivo en la historia de Boeing y que había una "gran alineación" entre las compañías.

Dijo que el acuerdo le permitiría a Boeing llegar a los clientes con combinaciones de servicios de flota entre el avión 737 MAX y la familia E2, y ofrecer otros valores en tecnología y servicios.