El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, explicó en detalle por qué es clave construir un sistema férreo en la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) de la capital colombiana.

El burgomaestre reiteró que la tesis de construir una ALO con un sistema férreo liviano y alimentado por electricidad no es capricho, sino la conclusión después de analizar los estudios de Sener, la Corporación Andina de Fomento y Steer Davies Glaves sobre circuitos de tránsito, demanda de pasajeros y uso del carro particular en Bogotá.

"Los estudios demuestran que la mayor cantidad de personas que usan transporte público están ubicadas en el occidente de la ciudad; al sur Bosa, Soacha y Kennedy y al norte Engativá y Suba, todos ellos se dirigen al centro extendido de la ciudad que va desde la Plaza de Bolívar hasta la calle 72".

Petro indicó que el proyecto de la ALO lleva 12 años botado y que es hora de tomar decisiones al respecto. "Con valentía daremos otra función a la ALO para ponerla al servicio de los bogotanos. En junio del año pasado la Corporación Autónoma Regional (CAR) negó el permiso para urbanizar 5 mil hectáreas en la zona norte ante la declaratoria de Reserva Forestal en lo que denominamos la principal estructura ecológica de la ciudad. Este motivo era la principal razón de nuestros contradictores para construir la ALO de 8 carriles que movilizaría la población que viviría allí".

El mandatario capitalino puntualizó en que su función será preservar y mantener el cuidado ecológico tal y como lo tiene contemplado dentro del Plan de Desarrollo sobre la adaptación de la ciudad al cambio climático y su sostenibilidad además de evitar la segregación social.

"El trazado norte de la ALO es una reserva forestal que haremos respetar. Esta zona privilegiada está bañada por 5 humedales y un sin número de especies en flora y fauna que habitan las 800 hectáreas de zonas verdes que nos quedan, después de haber tenido 40 mil. Los estudios de la CAR sobre el impacto negativo para el ecosistema y el alto riesgo de inundaciones si se hace la ALO estilo autopista nos dan la razón. A nivel social, si permitimos la construcción de una avenida de ocho carriles levantaríamos un ‘Muro de Berlín' que segregaría la población de los estratos 1 y 2 que vive allí, porque tendrían que pagar un peaje costosos por usar la vía".

Agregó que la idea es implementar un metro ligero de transporte público de pasajeros, amigable con el medio ambiente. “Sería una vía férrea de 8 metros de ancho que bordearía los humedales, rodeada de colegios, universidades y parques, transformando el corredor y dándole sostenibilidad financiera porque transportaría a bajo costo a quienes estudien allí. Este proyecto conectaría el occidente con el oriente y el sur con el norte de la ciudad".

Planteó que el tren ligero transportaría en el día pasajeros y en la noche sería aprovechado para el transporte de carga dada la ubicación allí de las zonas francas y el aeropuerto Eldorado abaratando costos.