El país depende tanto del gas natural que hasta su producción de hidrocarburos líquidos está pendiente del ascenso del energético fósil menos contaminante. El 70% corresponde al condensado que sale junto con el gas.

En el primer trimestre, la producción de condensado llegó a un promedio de 29.700 barriles por día (bpd), mayor en 8% al volumen registrado en el mismo período del 2010, cuando llegó a 27.470 bpd.

La producción de hidrocarburos líquidos del país depende de tres megacampos: Sábalo, que en el primer trimestre aportó un promedio de 14.770 barriles por día, San Alberto 8.890 bpd y Margarita con 4.020 bpd. Los tres aportaron el 65% del total nacional.

Energético. El condensado va en aumento a la par que la producción de gas natural. Este energético llegó a un promedio de 39,14 millones de metros cúbicos por día en enero, a 46,01 millones en febrero y a 44,34 millones en marzo.

La producción de gasolina natural subió en 15%, de 7.410 a 8.540 barriles por día en promedio trimestral del 2010 al 2011, de acuerdo con el informe estadístico de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos. Mientras el condensado y la gasolina natural van en ascenso, la producción de petróleo va en descenso, pues el volumen del primer trimestre del 2011 bajó en 10% cotejando con similar período del 2010.