La Paz, Xinhua. La Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE) de la estatal boliviana Comibol anunció este jueves que suscribirá un convenio el 15 de junio con el consorcio sudcoreano Kores Posco para la investigación, instalación y puesta en marcha de una planta piloto de cátodos de litio.

La planta será instalada en la localidad de La Palca, en el departamento altiplánico de Potosí, en el suroeste de Bolivia.

El gerente de la GNRE de Comibol, Luis Alberto Echazú, explicó que se trata de un nuevo convenio con la empresa asiática, el cual se suma al primer documento suscrito con ese consorcio asiático a mediados de 2012, cuando se acordó iniciar un proyecto macro de riesgo compartido para elaborar materiales de cátodo de litio.

Tras concluir una primera fase piloto se avanzará a otra de industrialización para la producción de baterías de ion-litio, utilizadas en el sector automotiz y de tecnologías de la información.

"Estamos tratando de consensuar los términos. La normativa de orden presupuestario, el manejo de cuentas y esperamos que esta semana podamos concluir. Yo espero que hasta el 15 de junio hayamos firmado y avanzado hasta en el aporte", señaló a periodistas el gerente de la GNRE.

Según Echazú, el nuevo documento establecerá una inversión US$1,2 millones por parte de Kores Posco y US$1,2 millones, como contraparte de la boliviana Comibol, es decir, una inversión total conjunta de US$2,4 millones.

De acuerdo a información de la GNRE, el consorcio Kores Posco ya envió los planos de construcción para instalar la Planta Piloto de Cátodos de Litio en Bolivia.

Echazú consideró que este hecho es una clara muestra del gran interés que tiene esa compañía en desarrollar el proyecto en el país.

Agregó que la Comibol también deberá suministrar las materias primas para impulsar el proyecto, como carbonato de litio, precursores metálicos, los terrenos y permisos para construir esa planta piloto.

El lunes pasado llegaron los equipos de laboratorio y la planta piloto de baterías de ion litio al complejo industrial de La Palca, departamento de Potosí, luego de concluir el proceso de desaduanización que demoró varias semanas.

El costo global del laboratorio y la planta piloto de baterías de ion litio asciende a US$2,9 millones e incluyen el transporte, insumos y capacitación de profesionales bolivianos.

La importación de insumos se realizó por vía área y una segunda partida correspondiente a equipos y maquinaria fue transportada por vía marítima, con un peso total de 72 toneladas.