El presidente de la Cámara Nacional de Minería (Canalmin), Saturnino Ramos, denunció que cerca de 201 concesiones mineras chicas, medianas y cooperativas de Potosí, La Paz, Cochabamba y Oruro fueron avasalladas por comunarios desde el 2004.
La información fue reflejada por un medio local el 21 de noviembre de 2010.

Según Ramos, esas minas producen antimonio, estaño y complejos (de zinc, plomo y plata). Los avasallamientos, dijo, fueron reportados al ministerio de Minería de Bolivia.

El presidente de la Canalmin sostuvo que de las 201 concesiones ocupadas ilegalmente, solamente en tres o cuatro se llegó a un entendimiento entre los avasalladores y los comunarios.

Las tomas comenzaron a registrarse el 2004, “cuando comenzaron a elevarse internacionalmente los precios de minerales como el estaño y la plata”, añadió.

El presidente de la Canalmin sostuvo que de las 201 concesiones ocupadas ilegalmente, solamente en tres o cuatro se llegó a un entendimiento entre los avasalladores y los comunarios. Las demás, continúan ocupadas por la fuerza y son explotadas por los avasalladores, complementó.

Nueva toma. Campesinos y cooperativistas tomaron este viernes 21 de enero la mina de estaño Laramcota, localizada en la provincia de Loayza (La Paz). El yacimiento fue dado en concesión al empresario Fernando Kyllmann, a cargo también de la mina Himalaya, ocupada ilegalmente el 2007.

El hecho ocurrió la madrugada del viernes, cuando un grupo importante de campesinos de la población de Yaco —junto a cooperativistas de la mina Caracoles y de localidades aledañas— irrumpieron en Laramcota.

Así lo denunció Kyllmann, presidente de la Empresa Minera Barrosquira (Embas), concesionaria del yacimiento en el que desarrolla tareas de exploración hace tres años. “Hasta la fecha se invirtieron cerca de US$750.000 en ese trabajo”, afirmó.