La Paz. Ricardo Fernández Durán, gerente General de Ferroviaria Oriental SA (FO), explica que la expansión de la red ferroviaria permitirá comunicar a las principales zonas productivas de Santa Cruz con los mercados externos.

El proyecto Norte Integrado aportará con más de 120 kilómetros de vías, entre nuevas y reacondicionadas, a la integración entre la red oriental y la red andina. Entre sus características están la construcción de dos puentes de más de 300 metros sobre el río Piraí, una inversión cercana a los US$70 millones y un tiempo estimado para su ejecución de tres años.

“Nuestra intención es conectar esta zona de gran potencial agrícola para que los productos puedan ser exportados ya sea por la hidrovía o por el sur, en la frontera con Argentina”, puntualiza el Gerente General de FO.


Fernández explica que “el proyecto del Norte Integrado da pie a un segundo proyecto que es el de llegar hasta Puerto Grether. Al hacer esto, se establece conexión con el transporte fluvial que existe en la región y que llega al norte, hasta el Beni y Pando. Esto nos permitiría, a partir de un transporte bimodal, poder dar salida a la exportación de la producción que tiene lugar en estos departamentos y en el norte cruceño”.

Redes. Este proyecto actualmente está en fase de estudio preliminar y desarrollo. Se trata también de la intención de llegar a unir las redes oriental y occidental.

Otro proyecto en marcha es Motacusito-Mutún-Puerto Busch. Está concebido como uno de los proyectos de mayor integración de Santa Cruz y Bolivia con los países de la hidrovía Paraguay-Paraná y el resto del mundo. La intención de FO es constituirse en la ejecutora de la expansión de la vía ferroviaria entre Motacusito y Puerto Busch agregando más de 130 km en vías nuevas. Esto permitirá operar con los estándares de transporte más elevados del país, tanto en capacidad de locomotoras y vagones, como en las condiciones de la vía férrea.

Este tramo se conectará a puertos bolivianos desarrollados tanto para la exportación de minerales como el resto de la oferta exportable del oriente boliviano.

Actualmente se está desarrollando un estudio preliminar para determinar las mejores condiciones de trazado y características de la vía en coordinación con la empresa encargada de la explotación minera. La inversión estimada bordea los US$100 millones.

El cuarto proyecto busca la integración ferroviaria de la red oriental con la red del norte argentino. La intención es consolidar el corredor bioceánico ferroviario Este-Oste, desde los puertos del Atlántico hasta los del Pacífico. El proyecto consiste en plantear la rehabilitación de este tramo en el lado argentino y permitir el acceso de trenes bolivianos hasta los puertos de Rosario y Buenos Aires, logrando además conectarse con puertos chilenos sobre el Pacífico. Se estima una inversión de US$40 millones.

El último proyecto se denomina “Acceso a Campo Grande”. La perspectiva de este proyecto es lograr el ingreso de locomotoras y vagones de carga bolivianos hasta la ciudad de Campo Grande, en el estado brasileño de Mato Grosso do Sul. Para esto se ha trabajado sobre la base de tratados internacionales existentes de intercambio ferroviario. Se estima una inversión de US$10 millones en equipamiento de locomotoras y vagones, indica Fernández.

Este año se fabricarán 35 vagones. El gerente general de Ferroviaria Oriental SA (FO), Ricardo Fernández, destaca el emprendimiento pionero de fabricar en nuestro país vagones ferroviarios.

“En unas semanas más estarán saliendo a las líneas nuestros primeros 15 vagones fabricados en Bolivia de un total programado de 35 para esta gestión.

Éstos han sido fabricados en Roboré y parte en Santa Cruz. Es la primera vez que algo así se da en nuestro país y eso nos hace sentir muy orgullosos de este logro”, afirma el ejecutivo.

La maestranza de Roboré es motivo de orgullo de los pobladores y afianza el arraigamiento de la empresa en esta población. Fernández continúa e indica que “la capacidad de producción de vagones actualmente es de 60 vagones al año, eventualmente podríamos incrementar la misma de acuerdo con las necesidades. Esto significa que de aquí en más no vamos a necesitar ni comprar ni alquilar vagones fuera de nuestras fronteras.

Son vagones de carga nuevos, de última tecnología y con una capacidad de 55 toneladas brutas”.

Además de lo anterior, Fernández apunta que “este año estamos incorporando una nueva locomotora que nos llega en dos meses. Tiene una capacidad de 2.300 HP y es capaz de transportar 2.000 toneladas”.