La Paz. Un ambicioso plan para concretar la construcción total de una vía interoceánica, que atraviese de este a oeste Bolivia, detalló el presidente Evo Morales. El proyecto se realizaría durante un plazo de cinco años, entre 2010 y 2015.

La ruta que conectará con territorio brasileño, está conformada por distintos tramos, y con una longitud de 900 kilómetros es por donde transita el grueso del comercio ultramarino boliviano, consignó la Agencia Boliviana de Información (ABI).

El mandatario hizo el anuncio tras celebrar que el senado boliviano aprobara un préstamo del gobierno de Brasil para la construcción de la carretera que unirá Villa Tunari, en el departamento de Cochabamba, con San Ignacio de Moxos, en el departamento del Beni, que limita con la frontera brasileña.

El convenio binacional había sido firmado en agosto pasado entre los mandatarios Evo Morales y Luiz Inácio Lula da Silva, tras una vista del jefe de Estado brasileño a Cochabamba.

Más avances. En la ocasión, Morales aseguró que se concretó un crédito para financiar la rehabilitación y construcción de la doble vía que conecta los departamentos de La Paz y Oruro, que tiene una extensión de 230 kilómetros.

Tras este proyecto, se abre la posibilidad de construir, posteriormente, la doble vía que une Oruro con Cochabamba, además de otro tramo hacia el oriente, que conecta Cochabamba con Santa Cruz. “En nuestro gobierno garantizaremos plata para la doble vía Oruro-Cochabamba y también el camino doble vía Santa Cruz-Cochabamba”, aseguró Morales.

Y agregó, según informó ABI, que  “estamos hablando de una gran inversión, pero también de gran integración para facilitar el comercio, el comercio internacional pero también transporte interdepartamental”.

El ministro de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, sostuvo que “el presidente se ha comprometido y sus ministros estamos en esa carrera”, y detalló que durante este año se estudiarán los distintos tramos.

Apoyo brasileño. El corredor que conectará Villa Tunarit y San Ignacio de Moxos, tendrá una extensión de 310 kilómetros y un costo total de US$415 millones, de los cuales US$332 serán aportados por Brasil, mientras que el gobierno boliviano pondrá los US$83 millones restantes.

“Tenía que haber otro Congreso (por la Asamblea Legislativa Plurinacional en funciones de fines de enero último) para que puedan aprobar este contrato”, destacó Morales.

Delgadillo agregó que, además de los tramos que analizará el gobierno, existe otro tramo que fue tratado con una delegación brasileña, por lo que “antes de la finalización del período del presidente Morales habrá doble vía interoceánica que conectará al mercado brasilero con el mercado asiático, pasando por Bolivia y esta es la incorporación de progreso”, adelantó.