La Paz. El presidente boliviano Evo Morales ratificó este sábado la meta de aumentar la producción nacional de energía eléctrica para exportala a países de la región, con la finalidad de mejorar los ingresos económicos para el desarrollo de Bolivia.

"Una forma de garantizar la economía nacional es incrementar la producción y exportar energía eléctrica", señaló el presidente boliviano en la inauguración de la ejecución de obras de la Línea de Transmisión Sucre-Padilla (sur).

"En Bolivia un megavatio cuesta US$31, pero en Brasil un megavatio cuesta como US$500 y en Argentina cuesta más de US$100, eso es importante", destacó. Según Morales, en este nuevo milenio el que tiene el poder político no es el que "carga plata" (dinero), ni el que tiene cantidad de armamentos, sino el que tiene energía.

"El poder político se garantiza con el control de los recursos naturales, entre ellos el energético e hidrocarburífero", agregó.

La Empresa Nacional de Electricidad (Ende) invertirá este año más de US$115 millones en 21 proyectos de generación, distribución y transmisión de energía eléctrica. Además, se prevé lograr un excedente de 294 megavatios (MW).

El jefe de Estado recordó que cuando asumió el gobierno en 2006, el mercado interno eran 800 megavatios y en la actualidad son 1.200 megavatios.

"Tenemos con las nuevas generaciones como 300 megavatios de reserva, está en proyecto Miguillas, San José, además las plantas termoeléctricas que tenemos en Cochabamba, Tarija y Santa Cruz que se incorporarán el ciclo combinado para generar 1.500 megavatios en término medio", detalló.

La estatal eléctrica anunció que este año la potencia estará en 1.633 MW y la demanda llegará a 1.339 MW, por lo tanto se espera tener un excedente o reservas de 294 MW de energía eléctrica.