El descubrimiento del pozo Boquerón BQN N-X4D en Yapacaní, Santa Cruz, incrementa las reservas de líquidos de 16 a 44 millones de barriles de petróleo y se traducirá para Bolivia en ingresos por US$1.700 millones una vez empiece su explotación en 2017.

El presidente Evo Morales hizo este jueves el anuncio en la misma zona del descubrimiento y advirtió que las organizaciones externas que operen en Bolivia y que bloquean las labores de exploración serán expulsadas.

El descubrimiento se da tras 23 años del último descubrimiento de un pozo petrolero y Morales realizò el anuncio en un acto junto al presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Guillermo Achá, y del ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez.

El reservorio aportará 5.600 barriles día de petróleo desde 2017 e incrementará las reservas de 16 millones de barriles a 44 millones. Por sus características, permitirá una mayor producción de diésel, lo que a su vez disminuirá la importación y, en consecuencia, la subvención, que bajará de US$400 millones a US$300 millones, explicó Sánchez.

Morales destacó el descubrimiento como fruto del proceso de nacionalización de los hidrocarburos y cuestionó las trabas puestas por algunos sectores indígenas a las labores de exploración y advirtió que tras esas acciones están organizaciones externas que, de persistir con esa actitud, serán expulsadas.

Según información de YPFB, el campo Boquerón se encuentra ubicado en el área del Boomerang, al oeste del conocido campo productor Yapacaní y geográficamente se encuentra en la Provincia Ichilo del Departamento de Santa Cruz.

Sánchez anunció que para agosto se espera incrementar en 10 MMCD de gas la producción de gas. “Estamos garantizando para las próximos años, no solo la seguridad energética del país, sino que estamos constituyendo a Bolivia como el centro energético en Sudamérica. Todos los compromisos de exportación que tenemos hoy, con estos descubrimientos, se ratifican”, afirmó.

Morales destacó el trabajo de la estatal petrolera y el descubrimiento hecho después de 23 años, ya que también implicará mayores recursos en materia de regalías para el departamento de Santa Cruz. En la ocasión expresó su preocupación por la resistencia de sectores indígenas a las labores de exploración a partir de la influencia de organizaciones externas.

“No es posible que algunas ONG, algunas fundaciones manden o decidían a nombre del movimiento indígena, no comparto. Y quiero decirles, ONG, fundación, que perjudique la exploración de los recursos naturales se va a ir de Bolivia, no necesitamos instituciones que vengan del extranjero a perjudicarnos”, advirtió.

Aseguró que el Gobierno cuidará el medio ambiente, sin embargo cuestionó la intención de hacer de los países latinoamericanos guardabosques del norte. “Tenemos obligación de explorar cuánto tenemos, qué tenemos en nuestro territorio”, señaló en parte de su discurso transmitido por los medios de comunicación estatales.

El Gobierno aprobó un decreto para la exploración en las reservas naturales, que llegan a 22.