La Paz. Con la inauguración, este jueves, del Gasoducto de Integración Juana Azurduy (GIJA), Bolivia recibirá el próximo año al menos US$1.131,5 millones por la exportación de 11,6 millones de metros cúbicos diarios de gas natural a la Argentina, 24% más de lo que, en promedio, recibirá este año.

Representantes de las estatales petroleras de Argentina y Bolivia abren la llave del gasoducto que fue inaugurado este jueves en Yacuiba.

Los presidentes de Argentina y de Bolivia, Cristina Fernández y Evo Morales, inauguraron este jueves desde Buenos Aires el gasoducto binacional que permitirá incrementar los envíos de gas natural boliviano al mercado argentino de los 7,7 millones de metros cúbicos actuales a 11,6 millones.

"Hoy estamos muy contentos, Evo, de estar compartiendo contigo la inauguración de este importante gasoducto. La integración con Bolivia es un hecho", destacó la Presidenta argentina durante la ceremonia oficial realizada en la Casa de Gobierno, en Buenos Aires, y que fue transmitida a través de una videoconferencia.

Antes, el presidente Morales recordó que los mandatarios de ambos países daban cumplimiento a una tarea que dejó pendiente el expresidente argentino Néstor Kirchner cuando se firmó, en octubre del 2006, en la ciudad de Tarija, el contrato de compra-venta de gas con Argentina.

“Con este Gasoducto de Integración Juana Azurduy les aseguro, hermanos argentinos, que Bolivia va a garantizar el gas de acuerdo a los contratos”, expresó el Jefe de Estado.

Tras la inauguración del GIJA, el presidente de YPFB Corporación, Carlos Villegas, brindó una conferencia de prensa en las instalaciones de un hotel de Yacuiba y explicó que este año sólo se enviarán “7,7 millones de metros cúbicos día como volumen máximo”.

El máximo ejecutivo de YPFB informó que hasta la fecha se ha estado enviando un promedio de 7,2 millones de metros cúbicos de gas natural, lo que le ha generado para el Estado boliviano unos ingresos estimados en US$2,5 millones por día.

“El próximo año vamos a tener un envío aproximado de 11,6 millones, eso quiere decir que Bolivia va a tener un ingreso de US$3,1 millones. El 2013 enviaremos 13 millones y el monto que vamos a percibir por día va a estar en función del precio establecido en el contrato de compra-venta”, sostuvo.

Sobre el monto que percibirá el Estado boliviano este año por los envíos del energético, el presidente de YPFB Corporación pidió a los periodistas hacer un ejercicio matemático para conocer los ingresos que se recibirán éste y el próximo año.

Haciendo un análisis, los US$2,5 millones diarios (por una exportación promedio de 7,2 millones de metros cúbicos de gas diarios) multiplicados por los 365 días del año dan como resultado unos ingresos de al menos US$912,5 millones para el Estado boliviano. Y si multiplicamos US$3,1 millones por los 11,6 millones de metros cúbicos que se prevé exportar por día el 2012, los ingresos llegarán a US$1.131,5 millones.

Eso quiere decir que el próximo año los ingresos se incrementarán en US$223 millones, lo que equivale a un crecimiento del 24%. “Esta obra consolida la relación energética entre Bolivia y Argentina”, afirmó este jueves el presidente de YPFB Corporación en Yacuiba.

Detalles sobre el gasoducto. La obra demandó una inversión de 180 millones de dólares. Tiene una longitud total de 48 km, de los cuales 13 km están en territorio boliviano hasta empalmar con el gasoducto del nordeste argentino, actualmente en construcción, que medirá 1.500 km y recorrerá cuatro provincias. La tubería alcanzará finalmente una capacidad de transporte de 27,7 millones de m3 diarios, a partir del 2014.

En 30 días, Potosí recibirá gas desde el norte argentino

En 30 días, Argentina concluirá la construcción del ramal del Gasoducto de la Puna que conectará el norte argentino con la población de La Quiaca, en la frontera con Bolivia. A través de este gasoducto, Bolivia podrá enviar el energético a las poblaciones de Villazón, Tupiza, Atocha y Uyuni.

El secretario de Energía de Argentina, Daniel Cameron, informó ayer que el ramal del gasoducto tiene un diámetro de 8 pulgadas y el mismo será concluido en el lapso de 30 días, a partir de lo cual Bolivia podrá enviar el energético al sur boliviano.

El presidente de YPFB Transportes, Cristian Inchauste, dijo que la empresa petrolera tiene la capacidad técnica y financiera para la construcción del gasoducto que debe pasar por estas poblaciones del sur de Potosí.

“El gasoducto en la parte argentina está a punto de ser concluido (…) y las autoridades bolivianas estaremos en la inauguración del tramo La Quiaca. De inmediato, YPFB Transportes ya inicia los estudios y la construcción del tramo boliviano; y eso lo vamos a iniciar este año”.

Inchauste fue enfático al señalar que la construcción de este ducto está “muy ligada” a la demanda que puede tener el proyecto del litio en el Salar de Uyuni y otras poblaciones del sur potosino como Villazón y Tupiza.

Desde Buenos Aires, el presidente Evo Morales señaló este jueves que el gasoducto permitirá industrializar los recursos minerales existentes en la zona, así como el proyecto de industrialización del Salar de Uyuni.