La Paz. Bolivia dijo este jueves que busca asociarse a empresas de Rusia o Alemania para fabricar y comercializar baterías con el litio que extraiga de sus inmensos yacimientos del metal.

Junto con Argentina y Chile, Bolivia tiene parte del llamado "Triángulo del litio" de Sudamérica, uno de los mayores reservorios mundiales del mineral clave para la producción de baterías para autos.

En una conferencia de prensa, el ministro de Energías, Rafael Alarcón, reveló que Bolivia centró su atención en empresas de Rusia y Alemania y que en los "próximos días" el Gobierno tomará la decisión final.

"Son varias las ofertas que hemos recibido, son ocho en total, con diferentes características cada una. Hoy estamos centrados en unas cuantas, en dos en particular (...) de Rusia y Alemania. Ahí se va a definir", explicó el funcionario.

En Uyuni se construye una planta industrial de cloruro de potasio, que tendrá una capacidad de producción a escala industrial de 450.000 toneladas anuales y se prevé que empiece a funcionar en agosto próximo.

De acuerdo con Alarcón, Bolivia pretende conformar una sociedad mixta con otra parte que provea tecnología y experiencia al país, y garantizar mercados para la comercialización de las baterías.

La inversión prevista para el proyecto con la construcción de fábricas es de entre US$750 millones y US$1.000 millones, según las autoridades de la estatal Yacimientos de Litio Bolivianos.

El país sudamericano tiene casi un cuarto de los recursos de litio del mundo.

Ambicioso proyecto industrial. El gerente ejecutivo del estatal Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Juan Carlos Montenegro, en una entrevista telefónica con Xinhua, explicó que el gobierno desarrolla un ambicioso proyecto de industrialización del litio en el Salar de Uyuni, Potosí.

     La materia prima se encuentra principalmente en los salares, y Uyuni es el más grande del mundo. Bolivia prevé fabricar las baterías a escala industrial, en alianza con inversionistas extranjeros.

     "El litio se separa en estas grandes piscinas mediante un proceso natural en el que no se utilizan agentes químicos. También se extrae cloruro de potasio, que se utiliza mayormente como fertilizante y es procesado en una planta ubicada dentro del mismo Salar", afirmó.

     Montenegro explicó que el emprendimiento ya tiene consolidada y concluida su fase experimental (plantas piloto).

     El año pasado, estas plantas pilotos produjeron 2.800 toneladas de sales de potasio, 65 toneladas de carbonato de litio, 2.084 baterías y 22,32 kilogramos de materiales catódicos.

     En Uyuni se construye una planta industrial de cloruro de potasio, que tendrá una capacidad de producción a escala industrial de 450.000 toneladas anuales y se prevé que empiece a funcionar en agosto próximo.

     También indicó que está prevista una inversión de US$100 millones para construir la planta industrial de carbonato de litio, con una capacidad de 15.000 toneladas al año.

     La industrialización del litio es un objetivo que persigue el gobierno de Morales desde 2008 y se prevé tomar una decisión en los próximos días, a definirse por un socio de Rusia o Alemania.

     A la par de estas plantas industriales, Montenegro anunció que el gobierno también está en la búsqueda del socio estratégico para la etapa de industrialización del litio, enfocado en la fabricación de baterías y para la que se presentaron ocho consorcios, de los cuales será elegido uno en las próximas semanas.

     El desafío que se ha planteado el gobierno boliviano es la puesta en marcha de estas tres plantas para la producción a escala industrial de los derivados del litio.

* Con información de Reuters y Xinhua.