La Paz. El gobierno boliviano recurrirá a organismos y mercados de capital internacionales en los próximos años para financiar sus ambiciosos planes de desarrollo de infraestructura, según declaro el ministro de Economía y Finanzas Públicas del país andino.

El gobierno planea invertir US$32.000 millones entre 2010 y 2017, casi el doble del producto interno bruto del país de US$18.000 millones, declaró el ministro Luis Alberto Arce Catacora el miércoles en una entrevista. Parte de ese monto será financiado con los ahorros propios del país, mientras que el resto se recaudará en forma externa.

El ministro mencionó al Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo como fuentes potenciales. Además, el gobierno podría emitir hasta US$2.100 millones en bonos denominados en dólares en los mercados internacionales para financiar la construcción de la planta hidroeléctrica Cachuela Esperanza, añadió el funcionario.

Arce señaló que el gobierno quiere industrializar los recursos naturales del país, y añadió que Bolivia quiere exportar electricidad a sus vecinos en vez de sólo materias primas, y mencionó a Brasil como un importante socio comercial.

Bolivia también invierte en la construcción de una red de caminos para integrar al país y actuar de corredor central de transporte para otros países latinoamericanos y capitalizar la posición central de Bolivia en el continente.

Asimismo, el país quiere diversificar su economía dependiente de los recursos naturales e incrementar sus exportaciones de alimentos. Arce dijo que su país busca ser un gran productor de alimentos en América del Sur y el mundo.