La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, sostuvo este sábado que la renta petrolera boliviana ascenderá en 2014 a más de US$6.000 millones como resultado de la nacionalización de hidrocarburos.

"El 2013 la renta petrolera fue de US$5.500 millones, pero este año será más de US$6.000 millones de dólares", dijo el mandatario en su discurso pronunciado en la XIX versión de la Expo Soya 2014.

En 2005, cuando 21 consorcios multinacionales privados controlaban los recursos hidrocarburíferos de Bolivia, la renta petrolera era de US$300 millones de dólares.

Un año más tarde, sin prescindir de las compañías, Morales nacionalizó los hidrocarburos e invirtió la relación de las ganacias, 82% para el estado y 18% para los operadores privados.

Por ello, "Bolivia está bien económicamente y dejó de ser un Estado limosnero, extorsionado, chantajeado por estas instituciones internacionales que condicionaban para acceder a los créditos internacionales", proclamó el mandatario.

Antes, dijo, "el Estado no tenía capacidad de pagar sus deudas, pero hoy eso cambió, estamos mejor que antes y por eso ya no estamos sometidos al Banco Mundial o al Fondo Monetario Internacional".