Cívicos de Tarija en Bolivia esperan las acciones legales y técnicas que tomará YPFB para solucionar el conflicto sobre los campos Margarita y Huacaya que estarían compartidos con Chuquisaca. Un analista sugiere que no se politice, mientras la estatal petrolera analiza posiciones de los departamentos.

“Se va a esperar la postura del Gobierno para tomar nuevas medidas hasta el viernes”, señaló el cívico tarijeño Valdemar Peralta a este diario, el sábado.

La posición tarijeña respecto a que Tarija y Chuquisaca comparten el megacampo gasífero Margarita y el de Huacaya, debe empezar con la actualización de la Ley de Hidrocarburos 3058 con la Constitución Política del Estado; el segundo paso es la elaboración de un reglamento de unitización compatible con esa norma; y el tercero se refiere a contar con un estudio técnico que establezca si los reservorios de Margarita o Huacaya están compartidos para determinar el pago de regalías departamentales.

“La Constitución (Art. 368) dice que se paga el 11% al departamento productor, donde se da el hecho generador, donde está el punto de fiscalización, lógicamente donde está el pozo y se explota el campo”, subrayó.

Recordó que el decreto de nacionalización de los hidrocarburos cambió la propiedad al Estado. El titular es YPFB Corporación y no las empresas petroleras extranjeras, por tanto el artículo 45 de la Ley de Hidrocabruros 3058 está desactualizado porque menciona a “los titulares”, quienes deberían efectuar los estudios detallados de los reservorios compartidos, aclaró.

Agregó que tampoco existe un reglamento de unitización para esta norma vigente y el que existe fue elaborado hace una década, para la que fuera derogada por la Ley 3058.

“Debe haber reglamentación actualizada y un comportamiento responsable de las autoridades”, enfatizó,
Por su parte, las autoridades de Chuquisaca exigen que YPFB contrate el estudio para determinar las regalías que le corresponden. El primer proceso de licitación fue declarado desierto porque las dos empresas que se presentaron no llenaron requisitos técnicos, económicos y legales exigidos.

El reservorio de Margarita está 5.000 kilómetros bajo tierra. Ni Chuquisaca ni Tarija deberían tener posiciones encontradas porque hay una técnica para llegar a una determinación “razonable” y el “estudio no debería exceder los cinco meses porque ya se tienen datos de los reservorios, son pozos en plena producción”, precisó.

Sin embargo, manifestó que “es una pena que los políticos ganen espacios de poder generando conflictos en casos como éste que es específicamente técnico y de alta ingeniería técnica”.

Los responsables de Comunicación de YPFB dijeron a este medio, sin detalles, que YPFB está analizando las posiciones de ambos departamentos.