La Paz. El ministro de Minería de Bolivia, José Pimentel, y el presidente de la estatal Empresa Siderúrgica Mutún (ESM), Sergio Alandia, confirmaron que el Estado boliviano cobró dos garantías bancarias por un total de US$18 millones de la siderúrgica india Jindal.

La decisión se tomó bajo el argumento de que la firma no cumplió con las inversiones comprometidas para explotar la mitad de la mina de hierro Mutún.

La autoridades explicaron que la acción se enmarca en las obligaciones determinadas en el contrato de riesgo compartido, que firmaron ESM y Jindal en 2007.

Desde esa fecha, la empresa india sólo ha invertido US12 millones de los US$600 millones comprometidos durante el primer período, informó La Razón.

Los representantes del gobierno de Evo Morales reconocieron que a partir de la ejecución de la garantía se ha producido "una controversia contractual con la Jindal Steel".

Agregaron que mientras "no se agoten y concluyan las vías de negociación directa de solución de la controversia contractual, el contrato continua vigente".