La Paz. El gobierno de Bolivia, a través de la estatal YPFB, expresó hoy su confianza en ampliar el contrato de compra y venta de gas con Brasil, pese a la actual situación política que vive ese país.

"Brasil tiene una necesidad porque abastece su mercado en gran medida con gas boliviano, entonces, esa es una necesidad que a lo largo del tiempo yo pienso que se llegará a mantener", enfatizó el presidente de YPFB, Guillermo Achá, a la prensa en la ciudad de La Paz.

Reconoció que siempre es complejo renegociar proyectos con las nuevas administraciones en situaciones de crisis política, en este caso con Brasil, con la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff.

Aunque considera que en este caso del gas, que es tan importante para Brasil, no cree que afecte las negociaciones para ampliar el contrato de venta de gas.

No obstante, manifestó que Bolivia se concentra en garantizar más proyectos de exploración para cumplir los contratos de venta de gas a Argentina y Brasil, después de abastecer el mercado interno.

Según Achá, en el tema de la ampliación del contrato de venta de gas a Brasil cambiaron algunas condiciones, "porque antes solo la estatal Petrobras compraba los volúmenes bolivianos, mientras que ahora el proceso se abrirá a otras entidades brasileñas que quieran el energético" .

Recordó que Bolivia envía con normalidad gas a Brasil, en el marco del contrato GSA, vigente hasta 2019.

El promedio de envío a Brasil está entre 32 millones de metros cúbicos día (MMmcd) y 34 MMmcd. Ambos países firmaron el 16 de agosto de 1996 el contrato de compra-venta de gas, que establece un volumen mínimo de compra de 24 MMmcd y un máximo de entrega de 30,08 MMmcd más un adicional de "gas combustible". También fue rubricado otro acuerdo para la venta de 2,24 MMmcd del energético.

Destacó que actualmente Bolivia aporta el 30 por ciento de energía de gas a Brasil, y que esto se ampliará con la venta de otros carburantes. Así también indicó que prácticamente toda la futura producción de fertilizantes del país está asegurada para el mercado brasileño.