“Las consultas vamos a hacerlas, pero quiero que sepan que no tienen carácter vinculante. No porque ellos (los indígenas) digan no, no se va a hacer. Las consultas están constitucionalizadas, pero no tienen carácter de obligatoriedad, por tanto, el gran deseo que tenemos para la gestión del 2014 es ver los caminos pavimentados Villa Tunari-San Ignacio de Moxos; tenemos el dinero y la empresa (OAS) está contratada”, afirmó.

Los pueblos del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) y el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), anunciaron el inicio de una marcha hacia La Paz, el 15 de agosto, en rechazo a la construcción del tramo II del proyecto vial que es impulsado por el Gobierno.

Los sectores coinciden en que la carretera impactará de forma negativa en el medio ambiente y en el hábitat del lugar.

El ministro de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, explicó que el Gobierno está obligado a consultar a los pueblos del Tipnis para construir el tramo II, no obstante, aseguró que la intervención se hará “interactuando con la naturaleza” y las comunidades.

“Si yo tuviera tiempo, iría a enamorar a las compañeras yuracarés y convencerlas de que no se opongan; así que, jóvenes, tienen instrucciones del Presidente de conquistar a las compañeras yuracarés trinitarias para que no se opongan a la construcción del camino”. Enseguida consultó: ¿Aprobado?” y se escucharon aplausos del público.

“La ley dice que hay que hacer la consulta, nosotros queremos cumplir la ley; sin embargo hay otro tipo de intereses”, dijo Delgadillo en alusión a que tras los reclamos está la influencia de una serie de organizaciones no gubernamentales ambientalistas.

El Foro Boliviano de Medio Ambiente y Desarrollo (Fobomade) denunció, en un comunicado, que las consultas que realiza el gobierno son de carácter individual y no comunitario como indica la Constitución.

Morales inauguró el 3 de junio las obras de las fases I y III de la ruta que unirá Cochabamba con Beni. Un estudio elaborado por la Fundación Natura alerta de que en un período de 18 años la intervención en el lugar provocará una deforestación del 64% del territorio (610.000 ha).

‘Convencer y conquistar’. El mandatario Evo Morales pidió este domingo 31 de julio a los pobladores chapareños convencer a los indígenas del Tipnis para que den luz verde a la obra. Incluso, dirigiéndose a los más jóvenes, dijo que deberían “conquistar” a las indígenas yuracarés para que estén de acuerdo con la construcción del tramo II de la carretera San Ignacio de Moxos-Villa Tunari.

“Ustedes compañeras y compañeros tienen que explicar, orientar a los compañeros indígenas, el propio alcalde está movilizado, para convencerlos y que no se opongan”, dijo.

Luego, agregó: “Si yo tuviera tiempo, iría a enamorar a las compañeras yuracarés y convencerlas de que no se opongan; así que, jóvenes, tienen instrucciones del Presidente de conquistar a las compañeras yuracarés trinitarias para que no se opongan a la construcción del camino”. Enseguida consultó: ¿Aprobado?” y se escucharon aplausos del público.

El Primer Mandatario lamentó que algunos grupos alentados por Organizaciones No Gubernamentales cuestionen el proyecto. Argumentó que con él se generará el desarrollo para la región y los pueblos aledaños.