Rivas, antiguo funcionario de Corporación Minera de Bolivia y el Servicio Geológico de Bolivia, asegura que para explotar el hierro no se requieren grandes inversiones iniciales. El especialista hace referencia así a las cifras de inversión prometidas por Jindal, que tiene por 40 años la concesión del 50% del cerro situado en la frontera con Brasil.

Según lo publicado por El Día en declaraciones de Rivas, se necesita un capital de US$2 millones para producir un millón de toneladas de concentrado, que a un precio de US$300 por tonelada reportará ingresos de US$100 millones, monto que alcanzaría para producir 60 mil toneladas de acero