El 9 de marzo, el presidente Evo Morales lanzó el programa de crédito productivo para este sector con 140 millones de bolivianos (US$19,7 millones) de recursos provenientes del Banco de Desarrollo Productivo (BDP). El objetivo del programa es incrementar la productividad de caña por hectárea y garantizar el abastecimiento de azúcar en el mercado interno.

Los productores de caña del ingenio Unagro son quienes tienen más avanzados los trámites de acceso al crédito, informó este lunes la gerente general del BDP, Ana Verónica Ramos.

Inicialmente, “creo que vamos a poder llegar (con el crédito) a 800 o 1.000 productores de caña (...). Estos recursos pueden crecer en función a cómo responda este sector, principalmente en lo que se refiere al pago de sus deudas”, manifestó.

Según los lineamientos estratégicos de la primera etapa del programa, el financiamiento que podrán obtener los productores del sector deberá estar destinado a la renovación y ampliación de cañaverales o a la compra de maquinaria agrícola “que coadyuvarán con la seguridad alimentaria”.

Capital. El capital de inversión ofertado por el BDP al sector cañero será otorgado a una tasa anual de interés de 6% y con un plazo de pago de hasta tres años, en el caso de la renovación de las hectáreas, y de hasta siete años para la compra de maquinaria.

Entre los requisitos que se piden para el acceso al crédito están las garantías y la experiencia de trabajo en el sector, entre otros. En el caso de los créditos asociativos, “lo ideal sería que los productores de caña tengan el respaldo de sus ingenios”, subrayó Ramos.

Además, se pedirá una propuesta general de los objetivos y requerimientos productivos del ingenio para que el “crédito único sea distribuido” entre todos los interesados, precisó.

Para los créditos individuales, agregó, se pedirá la documentación que certifique la actividad productora del interesado, garantías personales y un plan de trabajo que explique la forma en la cual se hará uso de los recursos entregados. “Se verificará —a través del Banco Unión— que todas las solicitudes cumplan con los requisitos”, dijo.

El miércoles, Morales aseguró que el 50% de los productores de maíz, arroz y soja que obtuvieron créditos productivos buscan que el Gobierno les condone sus deudas. Al respecto, Ramos afirmó que el BDP iniciará “los procesos de cobranza judicial que competen a este tipo de servicios”. A través de estas iniciativas, el Gobierno busca alcanzar la soberanía alimentaria del país y la diversificación en la exportación del azúcar y el maíz.

25 grupos no pagaron créditos

La gerente general del Banco de Desarrollo Productivo, Ana Ramos, informó que al menos “25 asociaciones de productores de alimentos no pagaron sus deudas” crediticias. “Entre créditos asociativos e individuales, entre 500 a 1.000 productores no pagaron”, afirmó.

Producción. Al ampliar la entrega de créditos productivos que garanticen la seguridad alimentaria del país, el BDP incrementará este año su cartera en este rubro en cerca de US$69 millones. Así lo informó a La Razón la gerente general del Banco de De-sarrollo Productivo (BDP), Ana Ramos, a tiempo de precisar que la entidad cerró 2010 con una cartera de US$131 millones.

“De los últimos tres años, el 2010 ha sido el mejor en términos de colocaciones en el sector productivo. Hemos crecido en 32% en relación a nuestra cartera de 2009. Este año queremos llegar a US$200 millones en temas de seguridad alimentaria”, manifestó.

Además del apoyo que ofrece a los productores de caña, quinua y exportadores de textiles, el BDP trabajará este año en productos crediticios que aumenten la producción de arroz, maíz, hortalizas, papa y ganado, anunció.

En la anterior gestión, “hemos tenido más de 30.000 clientes en todo el país y la mora llegó al 7% de todo lo que significa la cartera del Banco de Desarrollo”, manifestó la Gerente General del BDP.