La estrategia para preservar la seguridad alimentaria del país establece como herramienta “fundamental” el establecimiento de líneas de crédito diferenciado del Estado y de la banca privada para los pequeños productores.

Luego de sostener reuniones con los diferentes sectores de pequeños, medianos y grandes productores agropecuarios, el viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Víctor Vásquez, informó que se priorizará la mecanización, el cuidado de los campos productivos y el mejoramiento genético de las semillas y el ganado.

“El tema financiero es fundamental. Para esto, se están diseñando líneas de crédito para los diferentes sectores. Como ministerio, hemos aumentado la cantidad de beneficiarios (con acceso al crédito) a 170.000 familias, (pero) no es suficiente”, aseguró.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, informó este jueves 27 de enero a La Razón que se sostuvo una primera reunión con la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) para “ver la posibilidad de que este sector otorgue créditos de fácil acceso a los productores agropecuarios”.

De su parte, Vásquez invitó a las entidades bancarias “a ser parte de este proceso de relanzamiento de la producción, y así garantizar la alimentación”.

Esta semana, el gobierno continuará con las reuniones con los sectores productivos agroindustriales (grandes, medianos y pequeños), así como con organizaciones indígenas y campesinas para lograr una “alianza estratégica” que evite una “crisis alimentaria” en esta gestión.

Para analizar esta situación, Morales se reunirá este miércoles 2 de febrero con las federaciones de productores de La Paz, Oruro, Cochabamba, Chuquisaca y Potosí.

Prioritario. “Nos vamos a reunir en Oruro para ver qué está pasando con la siembra de papa, quinua, cebada, trigo y maíz”, anunció este domingo el presidente Evo Morales.

El plan priorizará la producción de productos de la canasta familiar como el azúcar, papa, verduras y frutas, dijo Vásquez.

La producción de alimentos está mermada por fenómenos climáticos como la granizada, sequía, heladas e inundaciones, agregó.

“Estos cambios afectan a diferentes productos, pero Bolivia tiene varios pisos ecológicos que le permite abastecer el mercado interno”, sostuvo Vásquez.