La Paz. El gobierno de Bolivia dijo este domingo que decretó un alza en los precios domésticos de los combustibles de hasta 83%, congeló las tarifas de los servicios básicos y prometió un aumento salarial superior a la inflación.

La medida no afecta a los precios del gas natural que exporta Bolivia a Argentina y Brasil, los cuales están sujetos a contratos internacionales.

"Es una nivelación interna de combustibles a precios internacionales", dijo en conferencia de prensa el vicepresidente Alvaro García, en funciones de presidente por un viaje del mandatario Evo Morales.

El funcionario afirmó que Bolivia no podía prolongar más un régimen de subvenciones que alentaba el contrabando.

El diesel subió en 83% de 3,72 a 6,80 bolivianos (0,96 dólares) el litro, la gasolina de bajo octanaje, la de uso masivo, 73% de 3,74 a 6,47 bolivianos el litro, y la gasolina de alto octanaje 57% de 4,79 a 7,51 bolivianos el litro.