La Paz. El gobierno firmó este viernes en Pando el contrato para construir los puentes Beni II y Madre de Dios por US$69,4 millones, que apuntalará la integración intra e interdepartamental. El presidente Evo Morales destacó la importancia de la obra e informó que gestiona un crédito para la carretera entre Rurrenabaque y Riberalta

La construcción del puente Madre de Dios, con una extensión de 580 metros, tiene garantizado US$42,2 millones de inversión, en tanto que el Beni II, de 480 metros,  US$27,2 millones. La empresa china Harzone Industri Corp estará a cargo de la construcción de ambas obras, que requerirá de un tiempo de al menos 42 meses.

“Con este contrato, manos a la obra”, señaló Morales en el acto desarrollado en instalaciones del Parque Urbano de la ciudad de Cobija. Además anunció que gestiona un crédito para construcción de la carretera entre Rurrenabaque y Riberalta, y recordó que el gobierno perdió un crédito brasileño para infraestructura vial por el conflicto del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

“Recuperar o garantizar nuevamente un crédito requiere un tiempo, no es que no va a haber, pero se pierde tiempo”, sostuvo y lamentó que, a diferencia del resto de sus colegas el gobernador de Beni, Carmelo Lens, no contribuya a la generación de obras en coordinación con la administración central. Lens pertenece al frente opositor al oficialista MAS.

“Cuando nos juntamos alcalde y gobernador (como para el proyecto de los dos puentes) fácilmente se puede garantizar obras esperadas, pero cuando un gobernador, con fines políticos, no quiere poner su parte, no es que eso perjudica a Evo, sino al departamento, ese es el caso de Beni”, cuestionó.

El gobernador de Pando, Luis Flores, explicó que la falta de los puentes dificultad la interconexión por carretera en época de lluvia por la crecida de los ríos.