El gobierno de Bolivia fijo como desafío en esta gestión intensificar los trabajos de exploración para lograr un incremento de las reservas de gas natural en al menos 7 trillones de pies cúbicos (TCF por sus siglas en inglés).

El ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez, precisó en un contacto con Xinhua tras una reunión de gabinete de este viernes, que este desafío es una de las prioridades de la administración de Evo Morales, porque permitirá garantizar las ventas a Brasil, Argentina, el mercado interno y principalmente para la industrialización de los hidrocarburos.

"Se ha decidido que el gran desafío es la exploración, la expectativa en 2015 es que podamos incrementar al menos 7 TCF, vamos a mantener la producción de hidrocarburos, seguiremos con toda la actividad de industrialización", precisó el titular de Hidrocarburos quien asumió el cargo el 23 de enero pasado.

De acuerdo con información del ministerio de Hidrocarburos, para el periodo 2015-2020 se tiene proyectado ejecutar 83 proyectos exploratorios en 63 áreas hidrocarburíferas en el país, y este año se espera incrementar las reservas de gas natural.

La estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) informó que ejecuta proyectos de exploración de hidrocarburos con una inversión de US$3.000 millones.

Al 31 de diciembre de 2013, las reservas probadas de gas natural de Bolivia llegan a 10,45 trillones de pies cúbicos (TCF) y 211,45 millones de barriles, según la certificación realizada por la empresa canadiense GLJ Consultants.

"Es un plan intensivo de exploración que estamos implementando, tenemos proyectos exploratorios y en el transcurso de los próximos meses ya estarán funcionando gran parte de esos proyectos. La inversión de la primera fase asciende a US$3.000 millones", informó.

Sánchez destacó que el Estado boliviano incrementó progresivamente sus inversiones en exploración, explotación, transporte y el resto de la cadena de hidrocarburos, desde la nacionalización el 1 de mayo de 2006.

"La mayor producción de hidrocarburos, exige optimizaciones, mejoras y expansiones en los sistemas de transporte, logística y almacenaje", afirmó.

Se refirió también a la baja del precio del crudo y dijo que la afectación este año no será considerable.

Según el ministro Sánchez, el gobierno estima obtener esta gestión al menos US$4.500 millones de dólares, es decir 25% menos de lo registrado en 2014 por la venta de gas natural a los mercados de Brasil y Argentina.

El año pasado, los ingresos por la exportación del energético alcanzaron los US$5.986,5 millones.