El presidente Evo Morales entregó este miércoles en la ciudad de Trinidad, departamento del Beni, una planta generadora de energía eléctrica a diésel, la que inyectará 20 megavatios (MW) al Sistema Norte del Sistema Interconectado Nacional (SIN).

Con la inauguración de la planta, los pobladores del departamento se beneficiarán con la rebaja de las tarifas del servicio eléctrico en un rango del 22% al 54%.

En su discurso, Morales explicó que se instalaron 14 motores a diésel en la Planta Moxos para generar una potencia de 20 MW de electricidad con lo que se cubrirá la demanda de energía de Trinidad y de algunas provincias.

El consumo de energía eléctrica en la capital llega a 13 MW y 5 MW en las provincias, con lo que la solicitud de energía llega a 18 megavatios, añadió el presidente.

Con el aporte de energía que se generará en Trinidad se reforzará el Sistema Norte del Sistema Interconectado Nacional (SIN).

Además, explicó que la potencia de los motores antiguos generan 10 MW y con los 20 MW adicionales se generará un total de 30 MW, “con lo que podemos llevar energía a otros departamentos (...) Por ello se acabaron los cortes de energía en Trinidad”, afirmó.

Según una nota de prensa de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), la Planta Moxos generará en menos de dos años 337 MW de electricidad, los cuales serán inyectados al SIN.

Morales detalló que para la construcción de la planta se invirtió aproximadamente US$15 millones, recursos que fueron financiados por el Banco Central de Bolivia (BCB) a través de un crédito concesional suscrito en 2011.

También ratificó la disminución de las tarifas de consumo eléctrico en Trinidad con el 22%, San Ignacio de Moxos 54% y San Borja y Yucumo con el 30%.

Para terminar con los cortes de energía en el país, Morales anunció que en tres meses Brasil apoyará en la instalación de plantas generadoras de electricidad. “No es que falte energía, la oferta y la demanda están equilibradas”, especificó.

Brasil apoyará a Bolivia. El presidente Evo Morales dijo que Bolivia debe tener una reserva mínima de 50 megavatios de energía.

“Con la ayuda de Brasil, en tres meses ya podemos instalar nuevas plantas para que no falte energía y tengamos reservas para resolver algunos problemas que se presenten en el país”, concluyó.